MINISTERIO DE TRABAJO, EMPLEO Y PREVISIÓN SOCIAL


  

Bolivia en la mira de la neoliberal y proimperialista Human Rights Watch

Unidad de Comunicación
 
Bolivia está en la mira de Human Rights Watch. El mes pasado hizo la siguiente publicación: “Las restricciones que impone Bolivia al trabajo de las organizaciones no gubernamentales atentan contra el derecho de los defensores de derechos humanos a la libertad de asociación”.
 
Además, informó que el 5 de agosto presentó un escrito de “amicus curiae” ante el Tribunal Constitucional Plurinacional de Bolivia, en el marco de un caso iniciado por la Defensoría del Pueblo para cuestionar la constitucionalidad de una ley y un decreto referido a las ONGs, según se lee en su portal.
Para comprender la actuación de Human Rights Watch es preciso conocer cuál es su filosofía, quiénes están detrás de esta organización y quiénes son sus financiadores.
Human Rights Watch es neoliberal, contrario a los regímenes de Cuba y Venezuela, y contrario a los gobiernos progresistas del Cono Sur, está integrado por personal ligado a una agencia de inteligencia de Estados Unidos y a transnacionales, y está financiado por grandes multimillonarios, que defienden el neoliberalismo.
En  diciembre de 2008, Human Rights Watch presentó un informe sobre Venezuela, titulado Una década de Chávez, que tuvo una clara motivación política. Según José Miguel Vivanco (director para las Américas), fue escrito “porque queríamos demostrar al mundo que Venezuela no es un modelo para nadie”. Dicho informe fue criticado por académicos por no cumplir “ni siquiera los estándares mínimos en materia de calidad académica, imparcialidad, exactitud o credibilidad.”
El informe de HRW sobre Cuba (Un nuevo Castro, la misma Cuba) critica un sistema social basándose en anécdotas. Este informe, al igual que EE. UU. Se centra en los derechos humanos de pocas docenas de personas detenidas, aunque el gobierno de Cuba dice que la mayoría de estas personas aceptaban dinero de EE. UU. para atacar su sistema social. HRW no dice nada del derecho de Cuba de defender su soberanía.
HRW afirma que los 50 años de bloqueo económico de los EE.UU. sobre Cuba han sido un fracaso, sin embargo, a diferencia de los 187 países que votaron en la ONU en contra del bloqueo en 2009, este grupo con sede en Nueva York no lo condena como una violación de los Derechos Humanos.
El 27 de abril de 2007, el Diario Las Américas de Miami celebró la presencia de Vivanco entre las figuras “anticastristas” que respaldaron una declaración de los opositores de Cuba.
Vivanco ha formado parte de paneles con Caleb McCarry, designado por el gobierno de Bush como “administrador de la transición hacia una Cuba libre”, sin decir una sola palabra acerca del abuso de los derechos humanos implícito en el hecho de que un país pretenda organizar la “transición política” de otro. Vivanco también ha hablado en paneles en los que formaban parte ex agentes de la CIA, acusadas de organizar ataques terroristas contra Cuba. En ningún momento los condenó, según el especialista Tim Anderson.
Su actual presidente, Kenneth Roth, fue acusado por Rebelión de "promover y apoyar el bombardeo de dos meses de duración, la destrucción y desmembramiento de Yugoslavia". El consejo directivo de HRW está dominado por la élite corporativa de ese país, como la banca y los grandes medios de comunicación, y algunos académicos, aunque no por funcionarios del gobierno. El consejo directivo incluye al ex ministro de Asuntos Exteriores mexicano Jorge Castañeda (académico exmarxista reconvertido en político de derecha), de acuerdo con Voltaire.
El Comité Asesor para la división de HRW Americas contaba con Miguel Díaz, quien según su biografía se desempeñó como analista de la CIA y brindó "supervisión de las actividades de información secreta de los EE.UU. en Latinoamérica".
Otros afiliados a HRW: Myles Frechette se desempeñó como representante comercial asistente de EE.UU. para Latinoamérica y el Caribe de 1990 a 1993 y, luego como embajador de los EE.UU. en Colombia de 1994 a 1997. Michael Shifter, también miembro del Comité Asesor de HRW Americas, dirigió el programa de Latinoamérica y el Caribe para la National Endowment for Democracy (NED), una entidad semigubernamental cuyo ex presidente interino, Allen Weinstein, dijo al diario The Washington Post en 1991 que "mucho de lo que hoy hacemos lo hacía la CIA en secreto hace 25 años", según datos del experto Raúl Ramírez.
No todos los dirigentes de la organización han estado tan involucrados en actividades políticas. Muchos miembros de la Junta Directiva de HRW son banqueros inversionistas, como los son los copresidentes de la Junta Directiva Joel Motley, Hassan Elmasry y John Studzinski. Julien J. Studley es otro magnate de bienes raíces en Nueva York.
Human Rights Watch, sin embargo, no está financiada por el gobierno de los EE.UU., si bien obtiene la mayor parte de sus fondos de una serie de fundaciones proestadounidenses, que a su vez son financiadas por muchas de las mayores corporaciones de este país. Estas fundaciones, privadas y adineradas, suelen vincular sus contribuciones a proyectos específicos. Así, por ejemplo, los informes de HRW sobre Oriente Próximo a menudo se basan en informes de fundaciones pro israelíes y reciben financiación de las mismas. Otros grupos piden un enfoque sobre los derechos de la mujer o el VIH/SIDA, según  Ramírez.
En septiembre de 2010, el empresario George Soros anunció la donación de 100 millones de dólares, durante los próximos 10 años, a Human Rights Watch (HRW), lo que supone la mayor subvención que este estadounidense de origen húngaro ha otorgado a una organización no gubernamental, según el propio portal de la entidad estadounidense.
La entidad detalló en un comunicado que esos cien millones de dólares le permitirán apoyar la internacionalización de HRW, para permitirle "contratar personal y profundizar sus investigaciones en países de interés", con especial énfasis en "incrementar su capacidad para influir en las potencias emergentes del hemisferio sur para que impulsen una agenda a favor de los derechos humanos".
Soros, acusado de ser responsable de «krachs de bolsas de valores», es uno de los más grandes multimillonarios del planeta. Se declaró dispuesto a financiar las campañas para impedir la reelección de George W. Bush, según Voltaire, a pesar que él mismo salvó a su hijo de la quiebra en 1990 y continúa trabajando con el padre de éste en un grupo financiero.

 


©2017 - Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social

 

GALERÍA DE FOTOS       Ver más fotos     

LA FEDERACIÓN DE MINEROS Y LA FEDERACIÓN DE ESTUDIANTES DE SECUNDARIA VISITAN EL MTEPS
MTEPS, 17 de noviembre.- La Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia y la Federación de Estudiantes de Secundaria realizaron el primer encuentro Departamental de estudiabntes de secundaria del sector minero.