MINISTERIO DE TRABAJO, EMPLEO Y PREVISIÓN SOCIAL


  

Proyecto de Modificación de Código del Trabajo de Chile afecta al ejercicio del sindicalismo y al derecho a la huelga

Unidad de Comunicación
 
El Proyecto de Modificación del Código del Trabajo de Chile se inscribe en una línea neoliberal contraria a los trabajadores chilenos, porque prohíbe la huelga en sectores considerados clave para la economía o la seguridad nacional, limita de varias maneras el ejercicio del sindicalismo y no toma en cuenta el índice de inflación en la negociación salarial.
 
El gobierno de la presidenta Michelle Bachelet presentó el Proyecto de Reforma Laboral al legislativo chileno, y entre los planteamientos que contiene se encuentran los siguientes puntos: 
Se prohíben las declaratorias de huelga a los trabajadores que presten servicios en corporaciones o empresas, cualquiera sea su naturaleza, finalidad o función, que atiendan servicios de utilidad pública, o cuya paralización cause grave daño a la salud, a la economía del país, al abastecimiento de la población o a la seguridad nacional. Ésta medida atenta directamente al derecho a la huelga.
Se contempla un régimen sancionatorio con multa para los trabajadores que incurran en prácticas “desleales”; aunque su legislación ya contempla algunas regulaciones que son calificadas como “practicas desleales”, que conllevan sanciones contra los trabajadores. Pero la reforma incorpora nuevas figuras como prácticas desleal: la violencia física o moral de trabajadores y empleadores durante la negociación colectiva, con lo que se restringe cualquier posibilidad de ejercer presión para la conquista o restitución de algún derecho. 
También incorpora como práctica desleal el impedir el ingreso a prestar servicios al personal directivo y de los trabajadores no involucrados en la huelga, lo que atenta contra el Principio de Unidad Sindical y de libertad sindical, al proscribir acciones de movilización de los trabajadores.
Se plantean las horas de trabajo sindical para el ejercicio de las funciones sindicales, lo cual es controlado por el empleador, atentándose contra el fuero sindical.
Se determina un “piso de negociación salarial” que no considerará la inflación, porque eso significaría salarios inflexibles. Es decir, que el Proyecto de Modificación plantea flexibilidad en los salarios reales, caso contrario, se atentaría contra la economía; dejándose, así, a los trabajadores en situación vulnerable respecto del pago de su remuneración, que en cualquier momento puede sufrir alguna afectación.
En el desarrollo de la negociación colectiva en grandes y medianas empresas se suprime que los trabajadores soliciten información específica, como planillas salariales. También se elimina el derecho a solicitar información específica a los grupos negociadores en micro y pequeñas empresas.
En las empresas con menos de 50 trabajadores se eleva la cantidad mínima de trabajadores requerida para la conformación de sindicatos de ocho (8) a veinticinco (25), atentándose contra el derecho de sindicalización y nuevamente contra la libertad sindical.
Se incorpora el derecho del trabajador no huelguista a seguir ejerciendo sus funciones convenidas en el contrato de trabajo, lo cual atenta a la efectividad del movimiento sindical debilitando su legitimidad y condenándolo a una negociación ciega.
Sobre la subcontratación, el Proyecto de Modificación plantea que al haber un contrato civil entre empresas, no existe relación laboral; por lo tanto, se incorpora una regla que específica que la negociación colectiva en una empresa contratista o subcontratista no afectará las facultades de administración de la empresa principal, dando lugar a manipulación empresarial y debilitamiento de las organizaciones sindicales vulnerando el Principio Protectivo.
Propone además que los servicios mínimos deben ser acordados antes de ingresar a cualquier negociación, eliminándose la posibilidad de huelga antes del inicio de la negociación colectiva.
Otro planteamiento que atenta frontalmente con el derecho de negociación, es el punto que propone que los sindicatos “interempresa” solo podrán negociar con la empresa de manera no reglada (sin reglas, ni plazos), solo si el empleador voluntariamente accede. Para el efecto, se suprime el capítulo de “La Negociación Colectiva del Sindicato Interempresa en la Empresa”, vulnerando el Principio de Unidad Sindical.
Si bien para la formación sindical se amplía el tiempo de capacitación de una a tres semanas al año, este tiempo es insuficiente, lo cual sigue siendo un atentado contra la libertad sindical, traduciéndose este hecho en injerencia patronal y estatal en las actividades sindicalistas.

 


©2017 - Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social

 

GALERÍA DE FOTOS       Ver más fotos     

LA FEDERACIÓN DE MINEROS Y LA FEDERACIÓN DE ESTUDIANTES DE SECUNDARIA VISITAN EL MTEPS
MTEPS, 17 de noviembre.- La Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia y la Federación de Estudiantes de Secundaria realizaron el primer encuentro Departamental de estudiabntes de secundaria del sector minero.