MINISTERIO DE TRABAJO, EMPLEO Y PREVISIÓN SOCIAL


  

El Ministerio de Trabajo presenta “Memorias del Primer Ministro Obrero” de Waldo Álvarez

Unidad de Comunicación
 
En medio de una gran expectativa, el Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social presentó la noche del martes la nueva edición de “Memorias del Primer Ministro Obrero”, de Waldo Álvarez España, con los comentarios de los reconocidos investigadores y periodistas Mariano Baptista Gumucio, Carlos Soria Galvarro, y del titular de esta cartera de Estado, Gonzalo Trigoso.
 
El acto, realizado en el auditorio de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel), tomó un matiz particular porque precisamente este 17 de mayo el Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social celebró sus 80 años de creación. 
Ocasión que fue recordada con un pequeño pero muy significativo reconocimiento de la Confederación Sindical de Trabajadores en Construcción de Bolivia (CSTCB), que a través de su secretario ejecutivo, Valerio Ayaviri, entregó al ministro Trigoso una estatuilla conmemorativa. 
Baptista Gumucio es historiador, ganador de los premios Nacional de Periodismo, Gunnar Mendoza, entre otros, y productor y conductor de un programa de televisión sobre temas culturales. 
Soria Galvarro militó en la izquierda boliviana. Salió al exilio después del golpe de Estado de García Meza. Y es uno de los más importantes especialistas en la temática del Che Guevara en Bolivia. Además es historiador. 
La primera impresión de “Memorias del Primer Ministro Obrero (Historia del Movimiento Sindical y Político Boliviano 1916-1952)” salió a la luz en 1986, tres años después de la muerte de Álvarez Plata. 

Biblioteca Laboral Nro. 22
La nueva edición corresponde al libro Nº 22 de la Biblioteca Laboral del Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social. Tiene tapa dura. Viene en formato de bolsillo, con 544 páginas. Y se distribuye de forma gratuita. 
La importancia de la obra se concentra no solo en su carácter testimonial, sino también en la profusión de documentos (manifiestos, artículos de prensa y otros) que dan al libro una solvencia que le habilita como texto imprescindible en el estudio del movimiento social y sindical boliviano de entre 1916 y 1952. 
Álvarez Plata escribió el libro en tercera persona, ya en el ocaso de su agita vida. 
En páginas de internet, Álvarez Plata aparece también como el autor de “Los gráficos en Bolivia: historia de la organización y luchas de los trabajadores de este sector social”, publicado en 1977. 
Puede considerárselo un autodidacta, pues su formación escolar se limitó a los primeros cursos de primaria. 
Después de enrolarse a sus ocho años como canillita (voceador) de periódicos paceños, gracias a un tío —de oficio gráfico—, en su adolescencia ingresó en el selecto grupo de trabajadores de la industria gráfica. 
Ahí en adelante su vida se vinculó a las actividades sindicales y políticas. En 1916 fundó la Federación de Artes Gráficas junto a un grupo de jóvenes trabajadores de imprentas locales. 

Designación de Álvarez
En 1930 asumió la secretaría ejecutiva de la Federación Obrera del Trabajo (FOT). Y el 21 de mayo de 1938 el presidente David Toro lo designó Ministro de Trabajo, cargo al que renunció el 28 de noviembre del mismo año. 
Aunque no fue el primer Ministro de Trabajo (pues entre el 17 y el 21 de mayo estuvo en condición interina en el cargo Pedro Zilveti Arze, miembro del conservador Partido Republicano Socialista y futuro Ministro de Gobierno que propició la masacre de Catavi de 1942), sí le corresponde el título de primer ministro obrero. 
Baptista Gumucio contó que el contexto de creación del Ministerio de Trabajo y de posesión de Álvarez España estuvo rodeado del malestar social y político que siguió a la derrota de las tropas bolivianas en la Guerra del Chaco. 
El entonces teniente coronel Germán Busch dio un golpe de Estado el 17 de mayo de 1936 al presidente constitucional José Luis Tejada Sorzano, y el 21 del mismo mes entregó el mando al coronel David Toro, quien hasta días antes se encontraba en el Chaco. 
“Entonces —dijo Baptista Gumucio— se organiza el gobierno de Toro. Y a alguien, había varios intelectuales en el entorno de los militares, se le ocurre que una buena idea era crear un Ministerio de Trabajo, que atendiera los conflictos laborales de la gente y se enfrentara a las empresas, porque antes las empresas eran las tres grandes empresas mineras y unas pocas de comerciantes en las ciudades. Y entonces se invita al jefe de quien había hecho la huelga de la Federación Gráfica a que sea el primer ministro obrero, Waldo Álvarez”. 

Intelectuales en el Ministerio
Para la organización del nuevo ministerio, Álvarez se rodeó de algunos de los intelectuales de la izquierda local más renombrados de la época: José Antonio Arze, su amigo y futuro jefe de Partido de la Izquierda Revolucionaria (PIR); José Aguirre Gainsborg, uno de los futuros fundadores del Partido Obrero Revolucionario (POR); Ricardo Anaya, otro futuro fundador del PIR, y otros, quienes ocuparon cargos de importancia en la nueva cartera de Estado. 
Baptista además recordó que cuando ejerció el cargo de director de “Última Hora”, en varias ocasiones bajó a los talleres para conversar con Waldo Álvarez, quien trabajaba en el periódico como linotipista. 
“Lo felicito —dijo Baptista Gumucio—, sinceramente, al Ministro (Trigoso), ha sido una gran iniciativa (…); y reitero mi felicitación. Es un precioso volumen. Sé que es parte de una biblioteca para los sindicatos, me alegro mucho. Y felicidades Ministro”. 
Soria Galvarro recordó que en la esquina de las calles Boquerón y Almirante Grau funcionaba la imprenta “Renovación”, de Waldo Álvarez, donde se imprimían periódicos, volantes y otros documentos de agrupaciones políticas tan variadas como Falange Socialista Boliviana (FSB), el POR de Guillermo Lora y el Partido Comunista de Bolivia (PCB). 
“El patriarca de los trabajadores gráficos bolivianos —sintetizó Soria Galvarro— había nacido con el siglo XX, en 1990. Fue activo dirigente del gremio de los linotipistas, diputado y activista del Partido de la Izquierda Revolucionaria (PIR), dirigente de la Confederación Sindical de Trabajadores de Bolivia (CSTB), antecesora de la COB. Y el año 1936, en representación de los trabajadores, ocupó el cargo de Ministro de Trabajo, en el gobierno de David Toro”. 
Por su militancia en el sindicalismo boliviano, Álvarez España sufrió el confinamiento en varias oportunidades, la tortura y la persecución hasta por su labor como impresor ya en épocas en que había dejado la actividad política y sindical. Por ejemplo, en la dictadura de Bánzer su imprenta fue clausurada y él y sus hijos apresados por más de 40 días.

El Primer Boletín
Por su parte, el ministro Trigoso anunció que se encontró el primer boletín laboral impreso, en 1937, por el Ministerio de Trabajo, y que en los siguientes días se entregará al público una nueva edición de ese documento histórico. 
Además hizo una recapitulación de la coyuntura política en Europa y América en los años previos a la Segunda Guerra Mundial, y que influenció en los acontecimientos posteriores a la Guerra del Chaco y la instauración del “socialismo militar” de los presidentes Toro y Busch, entre 1936 y 1939. 
Tres años muy agitados en Bolivia y de exacerbada confrontación con la rosca minero-feudal. En esas circunstancias se creó el Ministerio de Trabajo y se lanzaron disposiciones legales para la sindicalización obligatoria (que no se generalizó por problemas políticos), el salario mínimo y otras disposiciones que después se reconocieron en la Constitución Política del Estado (CPE) de 1938.  
Respecto a los seis meses que Álvarez España estuvo como Ministro de Trabajo, Trigoso dijo que en ese tiempo “le dio mucho lustre y brillo al Ministerio”. 
“Fueron seis meses muy de torbellino, muy alocados, muy rápidos (…); en ese lapso se produjo la creación de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), posteriormente y mientras él estuvo de Ministro, también se produjo la nacionalización de la Standar Oil y el petróleo retornó a patrimonio del Estado”. 
Resaltó que los jóvenes que estuvieron por entonces a la cabeza de Álvarez España en el Ministerio de Trabajo, continuaron desde esta cartera de Estado en la organización del movimiento social de izquierda y del sindicalismo. Una actividad que recaló en la creación de la CSTB o de partidos políticos como el POR y PIR. 
Como es habitual, cada uno de los asistentes recibió un ejemplar de la nueva edición en tapa dura de “Memorias del Primer Ministro Obrero”. 

 

 


©2017 - Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social

 

GALERÍA DE FOTOS       Ver más fotos     

LA FEDERACIÓN DE MINEROS Y LA FEDERACIÓN DE ESTUDIANTES DE SECUNDARIA VISITAN EL MTEPS
MTEPS, 17 de noviembre.- La Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia y la Federación de Estudiantes de Secundaria realizaron el primer encuentro Departamental de estudiabntes de secundaria del sector minero.