MINISTERIO DE TRABAJO, EMPLEO Y PREVISIÓN SOCIAL


  

La Vicepresidencia y el Ministerio de Trabajo presentan libro sobre la injerencia del Gobierno de Estados Unidos en Bolivia entre 1960-1964

Unidad de Comunicación
 
La Vicepresidencia y el Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social presentaron la noche del jueves la edición en español de “Minas, balas y gringos, Bolivia y la Alianza para el Progreso en la era Kennedy” de Thomas C. Field Jr., que aborda con profesa documentación las relaciones entre el segundo gobierno de Víctor Paz Estenssoro (1960-1964) con su par estadounidense.
 
Hablaron sobre la obra el vicepresidente Álvaro García Linera, el ministro de Trabajo, Empleo y Previsión Social, Gonzalo Trigoso; el exdirigente sindical Édgar “Huracán” Ramírez, el periodista e investigador Carlos Soria Galvarro, el director del Centro de Investigaciones Sociales (CIS), Amaru Villanueva; además del autor. 
El título en inglés de la obra es “From Development to Dictatorship: Bolivia and the Alliance for Progress in the Kennedy Era” y fue impreso en 2014 por Cornell University Press. 
El traductor del texto es Juan Cristóbal Maclean y la edición de la versión en español corresponde al Centro de Investigaciones Sociales (CIS) de la Vicepresidencia del Estado Plurinacional. 
En el prólogo James Dunkerley dice: “El libro contribuye de manera extraordinaria al estudio de la historia política moderna en Bolivia. El nivel de detalle documental no tiene quizá precedente en el estudio de la política boliviana durante los últimos 30 años”. 
El autor consultó exhaustivamente 16 archivos, entrevistó a más de 50 fuentes directas, en su mayoría de “élite”, es decir, personas que vivieron algunos de los hechos de la época estudiada (1960-1964). 
Sobre la base de esta labor investigativa, Dunkerley espera que este trabajo establezca el estándar bibliográfico para el estudio de la política boliviana de los años sesenta del siglo XX. 
Dunkerley es profesor de política en la Universidad Queen Mary de Londres y autor de “Rebelión en las venas: la lucha política en Bolivia 1952-1982” y “Orígenes del poder militar en Bolivia: historia del ejército 1879-1935”, entre otros libros. 

El contraste 

El Vicepresidente puso como un ejemplo de gobierno doblegado a los intereses estadounidenses la segunda gestión administrativa de Paz Estenssoro, caracterizada por la elevada injerencia estadounidense en asuntos internos del país y por la cuestionable acción de funcionarios gubernamentales bolivianos que incluso visitaban la legación diplomática de Estados Unidos en calidad de informantes. 
Contrapuso aquel periodo con la clara actitud expuesta por el presidente Evo Morales, que en septiembre de 2008 dispuso la expulsión del embajador de Estados Unidos Philip Goldberg y de la agencia antidroga estadounidense (DEA). 
“Aquí —dijo—, no hay funcionarios que van a informar a la embajada lo que van a hacer (…); y aquí uno (en alusión al libro de Field), va pasando cada tres hojas, está la presencia de algún boliviano, algún ministro, algún viceministro, hablando con un embajador, o con los militares norteamericanos, hablando con la gente del BID, informando y requiriendo cosas”. 
Consideró que por su información documentada, el libro de Field “ya es un texto relevador de cómo se manejaba el país anteriormente”. 
“Nuestros gobiernos —recalcó el Vicepresidente— nunca podían tomar una decisión, no planificaban de manera autónoma. Y todo era: voy a tomar este plan, si me dan plata; te doy plata, si cumples este plan. Era una especie de ritual entre gobierno boliviano y la embajada norteamericana”. 
Recomendó la lectura del libro de Field a los jóvenes bolivianos, para que puedan conocer una etapa de la historia del país a través de un texto que muestra cómo se doblegó a Bolivia entre 1960 y 1964.

Evo expulsó a Goldberg 

En un tono similar al del Vicepresidente, el ministro Trigoso cuestionó la “sumisión” del gobierno de Paz Estenssoro. 
“El libro es la prueba —dijo—, es un trabajo bastante bien documentado. Y es esa prueba de la sumisión al imperialismo norteamericano que tuvo el gobierno del MNR, que no solo es de los años sesenta. Ya hubo compromiso a fines de abril de 1952, cuando el gobierno revolucionario nacido el 9 de abril de ese año extendió la mano a la embajada estadounidense pidiendo un préstamo de emergencia al presidente Dwight Eisenhower a objeto de pagar el sueldo de abril del 52”. 
Complementó este análisis con el recuerdo del apoyo otorgado a Bolivia en septiembre de 2008 por el presidente venezolano Hugo Chávez, quien ni bien se enteró de la decisión de Morales de expulsar a Goldberg, tomó una terminación similar con el embajador estadounidense asignado a Caracas. 
Trigoso concluyó su breve alocución con estas palabras: “Ésa es la diferencia del Proceso de Cambio de Bolivia (respecto del gobierno del MNR), que se mantiene firme, antiimperialista, a pesar de toda la guerra sucia que estamos recibiendo”. 

Libro documentado y narrativo 

Por su parte, el autor del libro agradeció al CIS, por su minuciosa labor en la edición de la versión en español, y al Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social, por haber decidido hacer alcanzable este libro para los trabajadores del país, que son personajes claves de esta historia. 
“Estaba diciendo antes —comentó Thomas Field—, que yo creo que ahora la edición en español, con su propia editorial, es mejor que la edición en inglés, que yo escribí”. 
Según Carlos Soria, el libro de Field no solo contiene “riqueza de fuentes”, sino también “una gran calidad narrativa”, atributo por el cual se lo lee “con gran facilidad”. 
“Es realmente —añadió— una lectura absorbente, para los que estamos peleando porque haya más lectura. Es una gran ventaja leer un libro de historia bellamente narrado”. 
Deseó que en Bolivia los investigadores locales puedan en algún momento contar con algunas de las facilidades (como un financiamiento) para el emprendimiento de proyectos de investigación como el de Field. 
“Huracán” Ramírez consideró necesario que el libro de Field sea puesto a consideración de los trabajadores para que pueda debatirse temas como la dependencia y el colonialismo. 
“Yo creo —ahondó Ramírez— que nos está proponiendo, fuera de los temas que señaló el autor, el problema de la dependencia. ¿Qué es la dependencia? ¿Es la dependencia de los seres humanos sin discriminación? ¿O es la dependencia porque nosotros somos un país con recursos naturales?” 
Para dar una respuesta inmediata a sus interrogantes, mencionó el caso de los minerales en Bolivia, que estuvieron y están en la mira de potencias extranjeras; un problema que no se pudo resolver ni con la nacionalización de las minas en 1952. 
“En este momento —dijo—, el Estado controla el 7 u 8% de la actividad minera, el 92% está en manos de privados. Debemos restituir a patrimonio nacional el control; no estoy diciendo quitarle a San Cristóbal, porque le quitaríamos sus dolores de cabeza; hay que impulsar otros emprendimientos parecidos a ése. Y en este caso, ligados al valor agregado, tal cual establece el gobierno actual”. 
El libro de Field da pie para el análisis, la comprensión y el debate de una controvertida época de la historia boliviana, previa a la instauración de los regímenes militares iniciados con el golpe militar del general René Barrientos del 4 de noviembre de 1964. 
Además, da una idea documentada acerca de las relaciones entre el movimiento obrero de resistencia al imperialismo (aglutinada en las minas y fábricas) y el gobierno del MNR. 
Y de cómo el imperialismo estadounidense construyó el escenario propicio para el descabezamiento político de Paz Estenssoro y del MNR para facilitar la entronización de regímenes aún más dúctiles a los deseos de Washington. 
En esta labor, el gobierno estadounidense empleó con habilidad organismos como la Alianza para el Progreso y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid). 
Washington usó ambos instrumentos con habilidad para combatir a los emergentes movimientos antiimperialistas en América Latina, tras la victoria de la revolución cubana (1959). Bolivia no fue la excepción. Y una parte de cómo esa lucha se desarrolló en territorio boliviano se puede leer en el libro de Field. 

 


©2017 - Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social

 

GALERÍA DE FOTOS       Ver más fotos     

LA FEDERACIÓN DE MINEROS Y LA FEDERACIÓN DE ESTUDIANTES DE SECUNDARIA VISITAN EL MTEPS
MTEPS, 17 de noviembre.- La Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia y la Federación de Estudiantes de Secundaria realizaron el primer encuentro Departamental de estudiabntes de secundaria del sector minero.