MINISTERIO DE TRABAJO, EMPLEO Y PREVISIÓN SOCIAL


  

The New York Times critica el Código Niña, Niño, Adolescente sin conocerlo

Unidad de Comunicación
 
The New York Times ha difundido un reportaje en vídeo (In Bolivia, legitimizing Child Labor de Mathias Meier) que critica el Nuevo Código Niña, Niño, Adolescente. Para este matutino estadounidense, “las duras condiciones (de los trabajadores de las ladrilleras) destacan las grietas de la ley”. Pero este diario del Norte no toma en cuenta que, precisamente, el Nuevo Código parte de esa realidad, que el matutino usa para criticar, y determina proteger a esos niños que trabajan “en duras condiciones”. No, con el fin de que estos menores “tengan pocas oportunidades de graduarse”, como piensa el diario estadounidense, sino para defender los derechos de estos niños, como el derecho a la educación y para evitar que sean explotados.
 
El Gobierno de Bolivia no quiere perpetuar el trabajo infantil, quiere erradicarlo, para eso ejecuta  una serie de acciones, reconocidas por naciones y organismos internacionales: como la disminución de la desnutrición, la disminución de la pobreza extrema y la disminución de la deserción escolar. Pero esto es un proceso y no se realiza de la noche a la mañana, y mientras esto ocurre estos niños trabajadores deben ser protegidos y no dejados a su suerte, como ocurría hasta antes del Nuevo Código. 
The New york Times desconoce el Nuevo Código Niño, Niña, Adolescente. Los niños, a partir de los 10 años pueden trabajar por cuenta propia y a partir de los 12 años pueden trabajar de forma dependiente, bajo la condición de que se cumplan ciertas condiciones y que sea autorizado por la Defensoría de la Niñez.
Se puede otorgar la autorización cuando el trabajo no perjudica el derecho a la educación y no pone en peligro la salud, la dignidad ni el desarrollo integral de los niños, niñas y adolescentes. Para todos los trabajos, es necesario contar con la libre voluntad y el consentimiento expreso  de los niños, niñas y adolescentes. 
Además, todos los niños, niñas y adolescentes deben estar inscritos  en un registro de niños, niñas y adolescentes enviado al Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social y al Ministerio de Justicia. Es decir que están sujetos a una supervisión especial.
 Los trabajos peligrosos, que pueden dañar a los niños y niñas figurarán en una lista que debe ser actualizada cada cinco años. Para estos trabajos no debe emitirse ninguna autorización bajo ninguna circunstancia. 
El trabajo remunerado en hogares ajenos solo es permitido a adolescentes a partir de 14 años de edad y debe también cumplir ciertas condiciones. 
Para el trabajo que se realiza en dependencia de un empleador, siempre debe existir un permiso de la madre, del padre o de otro apoderado. Antes de que se autorice el trabajo debe efectuarse un examen médico, que confirme la salud y capacidad física y mental para el trabajo a realizarse. El horario de trabajo no debe ser mayor a seis horas diarias y 30 semanales y debe finalizar antes de las 22.00. A todos los niños que tengan un empleador se les garantiza el derecho a la seguridad social. 
Para los trabajos por cuenta propia, que se pueden autorizar a partir de los 10 años de edad, los padres u otros apoderados están obligados a permitir que los niños y niñas asistan a la escuela, a encargarse de las condiciones laborales que le permitan al niño o a la niña descansar y participar en actividades culturales y en otras actividades. Los trabajos deben se finalizados antes de las 22.00. En ningún caso, deben realizarse trabajos que pongan en peligro la vida, la salud, la integridad o la imagen del niño o niña.
Esta código no está aboliendo el trabajo infantil, como tampoco lo hace una prohibición de la Organización Internacional del Trabajo (OIT); pero sí crea un marco legal que garantiza a los niños, niñas que se ponga atención a sus derechos, y que ellos puedan defenderse cuando  éstos sean transgredidos.
Pese a lo señalado, el reportaje The New York Times piensa que “los niños de las ladrilleras tienen pocas oportunidades de graduarse y probablemente se quedarán en la pobreza (…) y se enfocarán únicamente en el trabajo”. The New York Times desconoce el Código que critica.
Además, apunta que “Bolivia se arriesga a sanciones económicas y se mantiene la Ley, pues la OIT está por enviar una comisión a Bolivia y declara que no habrá excepciones a su prohibición”.  Pero The New York Times tampoco dice nada acerca de la falta de un enfoque de defensa de los derechos de los niños y niñas trabajadores por parte de la OIT. 
Las prohibiciones de la OIT están orientadas por el mercado, pues se originaron con el inicio del capitalismo cuando niños y niñas habían sido explotados en forma extrema en la industria textil, así como en las minas de carbón. La prohibición del trabajo infantil hasta los 14 años estaba orientada desde la perspectiva de los sindicatos. Éstos consideraban a niños y niños como competencia desleal para los asalariados adultos. 
La OIT tampoco toma en serio el derecho de los niños y niñas, por ejemplo el derecho de escucharles y hacerles participar en la toma de decisiones que les afectan, como hizo el Gobierno de Bolivia, que oyó a las organizaciones de niños, niñas y adolescentes trabajadores antes de elaborar y aprobar el nuevo Código, que ahora observa también la OIT. 
Pero la OIT no permite la participación de los niños en las Conferencias Internacionales de Trabajo. 
The New York Times critica a Bolivia desconciendo el Nuevo Código y es unilateral porque no critica a la OIT, que no se preocupa de los derechos de los niños trabajadores. 

 


©2017 - Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social

 

GALERÍA DE FOTOS       Ver más fotos     

LA FEDERACIÓN DE MINEROS Y LA FEDERACIÓN DE ESTUDIANTES DE SECUNDARIA VISITAN EL MTEPS
MTEPS, 17 de noviembre.- La Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia y la Federación de Estudiantes de Secundaria realizaron el primer encuentro Departamental de estudiabntes de secundaria del sector minero.