MINISTERIO DE TRABAJO, EMPLEO Y PREVISIÓN SOCIAL


  

El Ministerio de Trabajo presenta el libro Nº 28 de la Biblioteca Laboral: “1967: San Juan. A Sangre y Fuego”

Unidad de Comunicación
 
El Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social presentó el libro Nº 28 de la Biblioteca Laboral: “1967: San Juan. A Sangre y Fuego”, documento que contiene investigaciones sobre la masacre ordenada por el expresidente de facto René Barrientos, que dejó, al menos, una treintena de muertos.
 
El titular de esta cartera de Estado, Gonzalo Trigoso, reiteró los lineamientos del emprendimiento editorial del Ministerio, que apuntan a proporcionar a los trabajadores  documentos para el análisis y la comprensión de sucesos históricos, como el de la noche de San Juan de 1967 en los campamentos mineros de Siglo XX y Catavi, en el norte de Potosí. 
“Es la importancia —puntualizó— de entender los sucesos en nuestro país y de dar, otorgar, un instrumento más a los jóvenes y a todas las personas para que puedan entender lo que sucede en nuestro país y lo que ya se avizora en el futuro inmediato, lo que ya estamos viento en un especie de levantamiento generalizado de las fuerzas cavernarias y reaccionarias del imperialismo, de los partidos de las derecha”. 
Puso varios ejemplos sobre por qué en este momento no deberían pasar desapercibidas las señales acerca de la reconstitución de una derecha incluso más reaccionaria y propensa, por ello, a recurrir a métodos extremos para frenar procesos progresistas en la región.
“Y que pretenden —añadió el Ministro— ahogar esto que nosotros llamamos Proceso de Cambio. Seguramente no lo van a hacer como en Brasil, como en Argentina, de forma pacífica. Aquí en Bolivia las cosas siempre se han definido a sangre y fuego, como en San Juan”. 
La presentación “1967: San Juan. A Sangre y Fuego” se realizó la noche del viernes 24 de junio, en el auditorio de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel), ubicada en la calle Federico Zuazo, ante más de 200 personas. 
El libro contiene investigaciones del periodista e historiador Carlos Soria Galvarro; el ex Ministro y ex dirigente de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia, José Pimentel Castillo; y del historiador Eduardo García Cárdenas.
El ministro Trigoso consideró la lectura de libros como “1967: San Juan. A Sangre y Fuego” no solo de carácter formativo en lo histórico y social, sino como un instrumento de prevención y de organización de la lucha contra la arremetidas de la oposición al gobierno del presidente Evo Morales. 
“Agradecemos, entonces, a los autores de este fantástico texto en cuanto a su contenido que han obtenido, porque nos ayuda a poder llevar ese mensaje, de sacudir a nuestra población para que entiendan que no solo estamos hablando de historia, sino que estamos enfrentados en este momento a una disyuntiva y tenemos que tomar una decisión, y tenemos que asumir una posición, y tenemos que actuar responsablemente para enfrentarnos a lo que se viene”. 
Valoró que los autores del libro cedieran sus derechos y no cobren ni un centavo por derechos de autor, gentileza que ayuda a que el Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social prosiga con su labor de distribución de ejemplares de la Biblioteca Laboral de forma gratuita. 
Por su parte, Eduardo García esbozó un contexto de la masacre de San Juan cuando recordó que en el fondo el imperialismo estadounidense y el gobierno de Barrientos buscaron desarticular cualquier movimiento proclive a replicar una revolución como la cubana. 
En el caso específico de las minas, consideró que entre 1966 y 1967 el planteamiento principal se asentaba en la reposición del poder adquisitivo de los salarios del sector, afectados por el recorte salarial instruido por Barrientos. Y que después venía el apoyo a la guerrilla organizada por Che Guevara en el sudeste boliviano. 
Para Soria Galvarro las masacres son una constante en la historia reciente boliviana. Después de San Juan hubo otras represiones armadas con víctimas fatales en el valle, Todo Santos, Amayapampa y en octubre de 2003, solo por mencionar algunas. 
Pero consideró necesario que para tener más información sobre éstos y otros acontecimientos de la historia reciente de Bolivia instituciones como las Fuerzas Armadas deberían abrir sus archivos. 
Porque con dicha desclasificación se podría verificar o descartar algunas de las suposiciones que hasta el momento rodean hechos como la Masacre de San Juan. 
José Pimentel recordó que, desde el primer día del triunfo de la Revolución Nacional de 1952, el imperialismo estadounidense complotó para desarticular el movimiento social boliviano y atraer a la dirigencia política de la época a los intereses de Washington. 
Todo con el propósito de evitar que Bolivia se encaminara hacia una corriente socialista. Una de las tareas inmediatas emprendida por Estados Unidos se circunscribió entorno de la reestructuración del ejército nacional, pero con un perfil contrainsurgente, de la cual salieron años después oficiales como René Barrientos. 
Otra tarea que emprendió la potencia del norte se canalizó en la aplicación de la política económica con medidas como estabilización de la economía nacional y la imposición del Código Davenport, a partir de 1957, que implicó la desarticulación de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y la concesión de áreas hidrocarburíferas a Gulf Oil, entre otras medidas. 
Ya en la década del sesenta, ingresó en el país la Alianza para el Progreso, creada por el gobierno estadounidense para frenar en Latinoamérica el crecimiento de movimientos sociales socialistas. 
Bolivia pagó con sangre las consecuencias de la política de injerencia estadounidense. Un ejemplo de dicha intromisión se vio en la masacre de San Juan, que el 24 de junio de 1967 arrinconó al movimiento minero, mientras las fuerzas represivas asesoradas por militares de Estados Unidos dieron cuenta de la guerrilla de Che Guevara, entre marzo y octubre del mismo año, sin que la insurgencia armada tuviera posibilidad de establecer un contacto real con los sectores revolucionarios de la sociedad boliviana, concluyó el ministro Trigoso. 

 


©2017 - Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social

 

GALERÍA DE FOTOS       Ver más fotos     

LA FEDERACIÓN DE MINEROS Y LA FEDERACIÓN DE ESTUDIANTES DE SECUNDARIA VISITAN EL MTEPS
MTEPS, 17 de noviembre.- La Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia y la Federación de Estudiantes de Secundaria realizaron el primer encuentro Departamental de estudiabntes de secundaria del sector minero.