MINISTERIO DE TRABAJO, EMPLEO Y PREVISIÓN SOCIAL


  

Historiador Antezana pondera el rescate del primer informe (1937) del Ministerio de Trabajo

Unidad de Comunicación
 
El Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social presentó, la noche del jueves 30, el libro Nº 25 de la Biblioteca Laboral “Boletín del Ministerio del Trabajo P.S. y S.”, en el vestíbulo de la Vicepresidencia, con las disertaciones del titular de esta cartera de Estado, Gonzalo Trigoso; y el historiador Luis Antezana Ergueta.
 
El libro presentado contiene el Boletín Nº 1 publicado por el entonces Ministerio del Trabajo, Previsión Social y Salubridad, en septiembre de 1937, cuando la máxima autoridad de esta cartera de Estado era el teniente coronel Daniel Sossa. 
Hasta aquel momento, ya habían ocupado el cargo Pedro Silvetti, menos de una semana, en mayo de 1936; y el obrero gráfico y sindicalista Waldo Álvarez España (entre mayo y noviembre de 1936). 
“Los historiadores bolivianos —recalcó Antezana—, especialmente los historiadores relacionados con el movimiento obrero, no estudiaron estos papeles, obviamente porque los papeles estaban perdidos en una oficina, en depósito, o simplemente habían desaparecido. Y afortunadamente el actual Ministerio de Trabajo tuvo la oportunidad de encontrar esos trabajos y, además, tener la iniciativa conmovedora de publicar esos documentos”. 
El ministro Trigoso explicó que el Boletín Nº 1 del Ministerio del Trabajo Previsión Social y Salubridad “realmente es un documento, que uno lo lee, lo hojea y que es preciso conocerlo”. 
“El Ministro (Sossa) —añadió Trigoso—, aquí, actuó con mucha grandeza, no publicó solo su gestión, sino que el Ministro recoge desde la fundación y publica todo lo que se había hecho en el Ministerio sin denigrar, sin hacerse problemas de los anteriores ministros; más bien, ensalzando todo lo que era la continuidad de esa gestión ministerial hasta ese momento”.
De modo que la publicación contiene documentos sobre “La función del Ministerio del Trabajo”, “Atribuciones del Ministerio del Trabajo”, “Reajuste de sueldos y salarios”, “Decreto de bonificación de 9 de marzo de 1937”, “Decreto de Salario Mínimo”, “Decreto de 11 de agosto de 1937 sobre Bonificaciones de Indemnizaciones y Desahucios”. 
Además del “Informe del Oficial Mayor de Trabajo acerca de la inspección en Pulacayo”, “Decreto de Sindicalización del 19 de agosto de 1936”, “Departamento sindical-La organización sindical en Bolivia”, “Sentido histórico de la reforma social en Bolivia”, del doctor Alberto Mendoza López; y otros. 
“Es un boletín —añadió Trigoso— que unifica muchas cosas: hay jurisprudencia, hay decretos, hay trabajos de investigación, tenemos los estudios del doctor Remberto Capriles Rico, como Director General del Trabajo, sobre la situación laboral en Bolivia. Remberto Capriles Rico es el padre del Código del Trabajo Busch, que fue aprobado en mayo de 1938, y elevado a rango de ley el 8 de diciembre de 1942”.  
Es decir que en el Boletín Nº 1 del Ministerio del Trabajo, Previsión Social y Salubridad se encuentran los documentos elementales con los que se elaboró la actual Ley General del Trabajo (que no es otra que la Ley del 8 de diciembre de 1942), “una ley que con todo lo que querramos decir de ella, debe ser tan buena, que no podemos modificarla”. 
“A pesar de que —recordó el Ministro— pertenece a esa época anterior al 9 de abril de 1952, que borra ya lo que fue el pasado de la rosca minero feudal; a pesar de que ya en agosto de 1985, con el Decreto Supremo 21060, se borra lo que fue el capitalismo de Estado, de 1952 a 1985; y a pesar de que en 2006 tenemos una nueva época histórica, económica, política con el presidente Evo Morales. Y, sin embargo, esta ley atraviesa todo este tiempo; la seguimos teniendo vigente”. 
Respecto al decreto de sindicalización, emitido en la gestión gubernamental de David Toro, el historiador Antezana Ergueta dijo que “entonces se produce esa promoción desde el gobierno para abajo, que se organicen los sindicatos, a diferencia de todo el mundo, donde los sindicatos siempre surgieron de abajo y los gobiernos, más bien, se oponían a la formación de los sindicatos”. 
“Ésa es —añadió Antezana— la característica tan interesante de la política boliviana de aquella época. Y es ahí que el gobierno de Toro dicta el decreto de organización sindical de todos los sectores sociales del país”.
Uno de los principales impulsores del decreto de sindicalización fue, precisamente, Waldo Álvarez, quien ya como Ministro del Trabajo, estuvo asesorado por intelectuales como Ricardo Anaya, José Aguirre Gainsborg y José Antonio Arze. 
“Pero —puntualizó el historiador— Waldo Álvarez funcionaba con un equipo de intelectuales y también Toro con otro equipo de intelectuales de izquierda, nacionalistas demócratas, socialistas, inclusive anarquistas. Y en ese tiempo había una corriente estalinista muy dura en la política boliviana y también ya había aparecido una corriente trotskista”. 
En este panorama político no dejaban de actuar los operadores de “La rosca” minero feudal, que presentaban frentes coaligados a los intereses del minero Simón I. Patiño, o de sus competidores Carlos Víctor Aramayo y Mauricio Hochschild, quienes obviamente se oponían a la organización sindical de los trabajadores. 
Frente a esta situación, la organización de los sindicatos por decreto no se hizo efectiva de la noche a la mañana, porque cuando se citaba a las reuniones solo acudían dos a tres trabajadores. 
“Otros —dijo Antezana— no querían asistir. Pero de todas maneras fue un impulso extraordinario que comenzó finalmente a funcionar. Es más, no solamente se creó sindicatos, se creó federaciones de trabajadores obreros, de trabajadores mineros, de trabajadores gremiales, trabajadores intelectuales, de profesionales, una gama amplia, que proponen las autoridades del Ministerio del Trabajo”. 
La disposición gubernamental de organización sindical de los trabajadores abrió el camino para la organización de las fuerzas laborales en confederaciones departamentales y nacionales y su articulación, en noviembre de 1936, en la Confederación Sindical de Trabajadores de Bolivia (CSTB), antecesora inmediata de la Central Obrera Boliviana (COB). 
El contenido inextenso del decreto de sindicalización obligatoria se reproduce en el libro Nº 28 de la Biblioteca Laboral del Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social. 
La publicación incluye documentos que por su antigüedad estaban dados por desaparecidos y que por dicha condición no estuvieron a disposición de los estudios en materia laboral o en historia del movimiento obrero boliviano. 
Respectó a Sossa, el ministro Trigoso dijo que todavía no se sabe mucho de este personaje, que fue militar de carrera, participó en la guerra del Chaco y llegó a ocupar el cargo de Ministro del Trabajo, Previsión Social y Salubridad. 
Antezana Ergueta es historiador, periodista independiente, subdirector de la Academia de Historia Militar y autor de varios libros, alguno de los cuales tratan el tema agrario. 

 


©2017 - Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social

 

GALERÍA DE FOTOS       Ver más fotos     

LA FEDERACIÓN DE MINEROS Y LA FEDERACIÓN DE ESTUDIANTES DE SECUNDARIA VISITAN EL MTEPS
MTEPS, 17 de noviembre.- La Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia y la Federación de Estudiantes de Secundaria realizaron el primer encuentro Departamental de estudiabntes de secundaria del sector minero.