MINISTERIO DE TRABAJO, EMPLEO Y PREVISIÓN SOCIAL


  

García Linera afirmó que la desigualdad se reducirá con nueva composición política social

Vicepresidencia del Estado
 
El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, afirmó, el miércoles en la noche, que el punto de partida para reducir la desigualdad es la construcción de una nueva composición política social, esto en su participación en las actos inaugurales del la 12 versión del Foro Social Mundial, que se desarrolla en la Universidad de Quebec y, que por primera vez, se lleva a cabo en Monteral, Canadá.
 
“El punto de partida imprescindible para una reducción de la desigualdad es la conquista, lucha y la construcción de una nueva composición política de la sociedad que democratice, no solo el voto, sino la política, el Estado y, fundamentalmente, la economía”, aseveró la autoridad boliviana, principio que es parte de las diez tesis que expuso en el Foro Social Mundial.

Asimismo, García explicó que se llama composición política de la sociedad a una nueva articulación de cuatro factores de la relación entre Estado y sociedad civil: primero, la porosidad estatal hacia la sociedad civil que le permite un grado de participación en la toma de decisiones nacionales; segundo, un nuevo horizonte de época capaz de despertar y articular las pasiones colectivas en torno a una alternativa posible, viable y distinta a la decrépita oligarquización neoliberal predominante.

Como tercer componente de la nueva composición política, el vicepresidente indicó a la catarsis social que se refiere a la capacidad de las clases populares para transformarse en clase universal que luche por sus intereses y de otros sectores; y como cuarto componente, nombró al bloque histórico.

Otra tesis que señaló fue que una nueva composición política de la sociedad, a nivel nacional y planetaria, podrá implementar de manera inmediata un programa práctico de democratización sostenible de la riqueza que reduzca las desigualdades.

Este programa práctico puede traducirse en la intervención estatal en la generación de una parte del excedente económico en determinados sectores de alta rentabilidad, para realizar inversiones y redistribuir la riqueza entre los sectores desfavorecidos; aplicar políticas impositivas importantes en la banca y un redireccionamiento del crédito al sector productivo y de vivienda social.

“Una tercera medida, financiación estatal gratuita de salud y educación superior, sin ella la democratización de los conocimientos y el acceso a las nuevas tecnologías de la información serán una utopía; una cuarta medida, aplicar una legislación favorable a procesos de sindicalización; otra, ampliación del mercado interno mediante el incremento del salario mínimo; y apoyo a la producción pequeña y mediana rural y urbana”, enfatizó.

Otra tesis que señaló es que la catarsis social, el horizonte de época y la porosidad estatal requieren de una larga y paciente batalla cultural para “crear un nuevo sentido común al interior de nuestras sociedades, que rompa con la fosilización de las democracias y cierto fatalismo derrotista ante el futuro que tiende a predominar en clases medias y laboriosas, especialmente, en los países del norte”, aclaró.

“Es la cultura el escenario de las batallas decisivas donde se prepara futuras victorias o complacencias y sumisiones políticas y ahí, la sociedad civil, tiene un papel privilegiado”, añadió.

Además, la autoridad boliviana indicó, como otra tesis, que la nueva composición política de la sociedad es necesaria para desmontar las estructuras de desigualdad imperante y esta no puede ni debe ser una repetición de las formas asociativas del siglo XX.

“La sociedad digital, el internet, la desconcentración laboral, la precarización laboral han creado inéditos espacios de potencial comunidad desterritorializada, han creado nuevos espacios de creatividad y socialidad que superan el valor de cambio de las cosas y, en algunos casos, nos acercan a una sociedad de coste marginal cero”, complementó, y dijo que solo con un cambio cultural se construye un horizonte de época.

García Linera, también, afirmó que “el horizonte de época alternativo, hoy, es posneoliberal, en la medida en que es el neoliberalismo el que ha engendrado las condiciones de injusticia que hoy comienzan a movilizar a la sociedad civil por todas partes del mundo” y debe ser impulsado hacia “un porvenir posneoliberal, ecológico, participativo y planetario”.

Entre las otras tesis, se encuentran que la desigualdad social es la diferencia en el acceso a recursos y condiciones de vida disponibles en un momento dado entre un sector de la sociedad y otro.

Estos medios de vida que van a definir las desigualdades son de carácter multidimensional y se tiene al monetario, pueden ser incorporados, también, materiales, de carácter político y bienes naturales, como la calidad del aire y el medio ambiente.

Asimismo, indicó, como otra tesis, que las desigualdades entre países y al interior de cada país se han incrementado notablemente en los últimos 35 años y esto se refleja en algunos datos, como que el 1 % de la humanidad concentra el 15 % de la riqueza mundial, el 8 % de la humanidad posee el 50 % de toda la riqueza del mundo y la mitad de la riqueza creada, en los últimos 30 años, está en manos del 9 % privilegiado de la población “que ha ensanchado mucho más la brecha que los separa de los más pobres”, acotó.

Otra de las tesis políticas sobre la desigualdad que el vicepresidente expuso es que se tiene un mundo paradojal, “hay más riqueza y oportunidades en el mundo, pero hay más desigualdad entre los que tienen mucho y los que tienen poco”, y agregó que este periodo de recesión y lento crecimiento mundial asociado a las políticas neoliberales, según el mismo Fondo Monetario Internacional, continuarán 20 años más.

García Linera indicó que otra de las tesis es que la creciente desigualdad social no es un producto natural del mundo, ni un resultado de las leyes económicas, sino “es el resultado directo de decisiones políticas sobre el funcionamiento de la banca, sobre la baja de impuestos a la riqueza, es el resultado de decisiones políticas que transfieren bienes públicos a empresas privadas, que congelan salarios, que castigan la sindicalización y que precarizan las normas laborales.

La tesis de que la desigualdad social es directamente proporcional a la desdemocratización social, dentro de las diez desarrolladas, se traduce en que cuánta más injusticia y uso privilegiado exista de los recursos de una nación a favor de pocos, menos participan los ciudadanos en la gestión, administración y toma de decisiones sobre esos recursos públicos y “menos democracia existe en la vida estatal”, añadió.

Asimismo, indicó que a “mayor participación y democratización de las decisiones sobre los recursos comunes y sociales que tiene un Estado y una nación, mayor y mejor redistribución de las riquezas y, por tanto, menor desigualdad social”, explicó, e indicó que no es de extrañar que la creciente desigualdad se produzca en un momento de “creciente des-sindicalización de los trabajadores, despolitización de las sociedades y de una oligarquización de los Estados en la mayoría de los países del norte y del sur”.
 


©2017 - Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social

 

GALERÍA DE FOTOS       Ver más fotos     

LA FEDERACIÓN DE MINEROS Y LA FEDERACIÓN DE ESTUDIANTES DE SECUNDARIA VISITAN EL MTEPS
MTEPS, 17 de noviembre.- La Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia y la Federación de Estudiantes de Secundaria realizaron el primer encuentro Departamental de estudiabntes de secundaria del sector minero.