MINISTERIO DE TRABAJO, EMPLEO Y PREVISIÓN SOCIAL


  

El papel de los movimientos sociales en la historia de Bolivia

Álvaro García Linera
 
“Los derechos ciudadanos y los regímenes democráticos representativos básicamente han sido producidos históricamente por la acción colectiva de los movimientos sociales”.
 
Desde hace más de 50 años  los movimientos sociales se han convertido en los centros de elaboración de estrategias de  lucha política de los sectores populares e indígenas del país. Ya sea la conquista de la nacionalización de las minas, el voto universal, el cogobierno obrero de 1952, la instauración de la democracia, hasta las actuales demandas de autogobierno indígena, asamblea constituyente y nacionalización de los hidrocarburos, los distintos movimientos sociales  en Bolivia han funcionado  como escenarios colectivos y plurales de producción de proyectos de cambio social, de ampliación de derechos ciudadanos, de nacionalización de riquezas colectivas y de construcción de alianzas y de alianzas y modos organizativos para alcanzarlos. Parafraseando a Lenin, se puede decir que los movimientos sociales han actuado como “fabricas de estrategias” de luchas de poder.

Lenin consideraba que ese papel  debía desempeñarlo un “partido”  político marxista pero en la medida en que los partidos en Bolivia no han tenido ninguna función organizativa ni teórica relevante, les ha tocado a los movimientos sociales el desplegar con sus virtudes y límites históricos, propuestas y estructuras de acción política. En ese sentido, los movimientos sociales, con su pluralidad identitaria y organizativa (obrera, vecinal, indígena campesina), están desempeñando lo que Marx definió como el “partido en el sentido histórico del término”, esto es, como múltiples modos de autoconstrucción y auto- emancipación política de la sociedad  laboriosa (1).

Con ello, si algo hubo de derechos ciudadanos durante el siglo XX, en buena parte se debió al ímpetu organizado de los sindicatos. Los llamados derechos sociales, como la legislación laboral y la retención de una parte del excedente económico para su redistribución social por el Estado, solo pudieron ser garantizados y expandidos después de la insurrección de sindicatos obreros en 1952 y la posterior formación de la COB. Los derechos políticos, aun en su limitada versión  liberal representativa del voto universal que igualó, por lo menos en la urna, a indios y q’ aras tuvo que esperar el despliegue de una cuasi guerra campesina que de la mano del “sindicato campesino” (2) acabó con el voto restringido que marginaba a indios y mujeres por igual. Las propias libertades democráticas, como la libertad de opinión y de asociación e incluso la legalización de los partidos políticos, tuvo en el movimiento obrero sindicalizado a su principal propugnador y defensor. De hecho a excepción de 1952 en que el partido de gobierno (MNR) se fusiono con los sindicatos y el Estado para crear la única estructura Partidaria seria en el país, los partidos políticos siempre han sido efímeros, amorfos y tremendamente marginales. Durante décadas, pudieron existir en tanto se adherían a las organizaciones sindicales, a las que pretendían “concienciar”, y su posterior importancia en la vida política del país desde la década de los años 80, fue producto de la acción reivindicativa de los sindicatos (que los legalizaron) y del propio Estado.
En este sentido, se puede decir que, al igual que muchas otras partes del mundo (3), los derechos ciudadanos y los regímenes democráticos representativos básicamente han sido producidos históricamente por la acción colectiva de los distintos movimientos sociales, especialmente obreros.
NOTAS
1) K. Marx, Carta a Freiligrath, 28/II/1860, en K. Marx. F. Engel, Werke, Tomo 33, Dietz Verlag Berlin 1979.
2) El “sindicato campesino” más allá del nombre, poco tiene que ver con el sindicato obrero ya designa un tipo de asociación tradicional de familias unificadas por obligaciones y derechos en torno a la posición familiar comunal de tierras y responsabilidades políticas locales.
3) Ch. Tilly (ed), Citenzenschip, Identity and Social History, NY., International Review of Social History Supplements, 1996.
(Primera Parte)

 


©2017 - Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social

 

GALERÍA DE FOTOS       Ver más fotos     

LA FEDERACIÓN DE MINEROS Y LA FEDERACIÓN DE ESTUDIANTES DE SECUNDARIA VISITAN EL MTEPS
MTEPS, 17 de noviembre.- La Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia y la Federación de Estudiantes de Secundaria realizaron el primer encuentro Departamental de estudiabntes de secundaria del sector minero.