MINISTERIO DE TRABAJO, EMPLEO Y PREVISIÓN SOCIAL


  

Los bolivianos no tienen medicamentos para los heridos: los paraguayos asedian

Unidad de Comunicación
 
El 19 de septiembre hubo una cruenta y categórica muestra de que los paraguayos, que conocían perfectamente la situación en que se debatía el fortín Boquerón, cuidaban más la salida que la entrada a él; se entiende, de fracciones cuya potencia no fuese amenaza para su iniciativa ni para su plan.
 

La situación llegó a tal punto que el subteniente Luis Grossberger tras su salida de Boquerón en un parte escribió  lo siguiente; “salí  de Boquerón por el camino que conduce a Puesto Castillo en compañía  del sub-oficial Estenssoro, al mando  de una sección compuesta por 42 hombres. A pocos kilómetros recibimos una descarga  de ametralladora enemiga, nos tendimos para observar y luego contestar el fuego. Pero éste era tan intenso que en pocos minutos fue diezmada mi sección”.
De igual manera, desde otro punto, por orden del Coronel Cuenca, Comandante de Batallón, Alberto Taborga junto a 10 soldados se moviliza  avanzando al punto de tomar contacto con el enemigo, por estrategia deciden retroceder. “El enemigo burlado, nos persigue. Intenta obstaculizar nuestro repliegue con fuego de morteros. Caen Chipanari y Alanoca”.
El 19 de septiembre, el coronel Peña vuelve a insistir por medio de un nuevo informe, y hace una formal  advertencia  a su superior inmediato, acerca de la extrema realidad de la situación.
En parte de dicho informe, que lleva el número 3192, dice así:
“Por el desarrollo de las operaciones a partir de esta noche se presenta  una nueva fase que es la guerra de DESGASTE, por fracciones paraguayas móviles que oponen fuerte resistencia en cada posición, con la única mira de evitarnos comunicación y aprovisionamiento con Boquerón. Debemos confesar que para esta clase de guerra no estamos preparados”
Constata también que la situación de tropas paraguayas es diferente a la que registra las tropas bolivianas, “la captura de los últimos  prisioneros nos demuestra que no están muriendo de hambre y sed los paraguayos”.
El cirujano doctor Alberto Torrico Ovando, me comprueba varias lesiones. Un morterazo me había revolcado por el suelo como a un muñeco. Me dan sitio junto a un turril de permanganato. Varios heridos tienen sumergidos  por riguroso turno, brazos y piernas en el común desinfectante. Vendas no las hay; se utilizan tiras de camisa. Alcohol… ni para mojar la garganta, ni para cauterizar las heridas del alma… Mis soldados continúan, indomeñables, al mando de mi reemplazante, el subteniente Humberto López Sánchez, ayudante de órdenes del Comandante del Fortín. 
Fuentes: Masamaclay de Roberto Querejazu Calvo, Boquerón, Diario de Campaña, Mayor Alberto Taborga, La Guerra del Chaco de Aquiles Vergara vicuña

 


©2017 - Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social

 

GALERÍA DE FOTOS       Ver más fotos     

LA FEDERACIÓN DE MINEROS Y LA FEDERACIÓN DE ESTUDIANTES DE SECUNDARIA VISITAN EL MTEPS
MTEPS, 17 de noviembre.- La Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia y la Federación de Estudiantes de Secundaria realizaron el primer encuentro Departamental de estudiabntes de secundaria del sector minero.