MINISTERIO DE TRABAJO, EMPLEO Y PREVISIÓN SOCIAL


  

Un diario argentino dice que unos pocos soldados bolivianos están escribiendo la más bella página de heroísmo americano

Unidad de Comunicación
 
La situación que vive el fortín Boquerón dirigido por Marzana y su resistencia se conoce en el exterior, un diario Argentino describe: “En Boquerón están escribiendo unos pocos soldados bolivianos la más bella página del heroísmo americano. Contados centenares de hombres luchan desde hace quince días no sólo contra enemigos infinitamente más numerosos, sino contra el hambre y la sed que les han impuesto los sitiadores. Antes que rendirse quieren morir”.
 
En el fortín Boquerón,  el 20 de septiembre de 1932 fue el día más crítico y heroico tras 15 días de combate, sin alimento ni municiones y con decenas de heridos que lo único que tenían para recuperarse era la fuerza y el apoyo moral de los médicos.
En un galpón yacían más de setenta heridos para quienes “las drogas, gasa, algodón y desinfectantes se habían agotado. El agua y los  víveres eran cada vez más escasos”.
La vida dentro del fortín entró en un período crítico. En un galpón, tendidos en el suelo, se agrupaban ya más de setenta heridos. Su número aumentaba día a día. Entre ellos el soldado Miguel Rodríguez, que tenía una herida en el cuello y las piernas paralizadas, clamaba a gritos: “¡Los pilas se van a entrar, llévenme a mi posición, aún puedo mover los brazos!” Los doctores Eduardo Brito y Alberto Torrico apenas si podían hacer otra cosa que confortar moralmente a esas víctimas.  
“La aviación boliviana trataba de aprovisionar a los sitiados pero con resultados insignificantes…Una gran parte de los paquetes caía fuera del reducto…Uno a uno fueron sacrificados los mulos de la compañía de ametralladoras para alimentar a oficiales  y tropa” (OM). Cinco mulos que corrieron hacia el fortín desde el campo paraguayo, sufrieron igual suerte.
En las noches, soldados bolivianos se arrastraban hacia donde habían visto caer a sus enemigos en el combate del día y se apropiaban de su munición, su caramañola de agua y sus víveres. Estos, muchas veces, estaban empapados en sangre, pero ello no era impedimento para que se los consumieran ávidamente.
Pese al estado en el que se encontraban las tropas en el fortín Boquerón, les instruyen continuar la resistencia  “el abandono de este  fortín, tanto en el aspecto militar como particularmente dentro del orden moral, representaría para nosotros un completo desastre”.
El 20 de septiembre, en el Estado Mayor y el Comando del Primer Cuerpo del Ejército  se barajan argumentos, “pero no se acuerdan de la batalla de Boquerón en su única, fundamental e improrrogable exigencia: evacuación del fortín y pasar de inmediato a una defensiva definitiva y organizada…”

 


©2017 - Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social

 

GALERÍA DE FOTOS       Ver más fotos     

LA FEDERACIÓN DE MINEROS Y LA FEDERACIÓN DE ESTUDIANTES DE SECUNDARIA VISITAN EL MTEPS
MTEPS, 17 de noviembre.- La Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia y la Federación de Estudiantes de Secundaria realizaron el primer encuentro Departamental de estudiabntes de secundaria del sector minero.