MINISTERIO DE TRABAJO, EMPLEO Y PREVISIÓN SOCIAL


  

SE VA UNO DE LOS GRANDES SINDICALISTAS, VÍCTOR LÓPEZ ARIAS PERMANECERÁ EN EL CORAZÓN DE LOS TRABAJADORES

Unidad de Comunicación
 
En Cochabamba, a las 3:30 de la madrugada de este sábado 8 de julio, dejó de existir el exsindicalista minero y exejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Víctor López Arias considerado uno de los grandes líderes sindicales que luchó por la unidad de los trabajadores mineros en tiempos difíciles y cuando el neoliberalismo hizo estragos económicos al país.
 
Permanecerá en la memoria de los trabajadores bolivianos.
Víctor López Arias  fue nombrado dirigente del Sindicato de Mineros de Siete Suyos, en el Consejo Central Sud en 1952,  y en 1959 formó parte de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB) según recuerda el historiador Luis Oporto. Luego ocupó otras secretarías en esta organización sindical, en 1986 fue nombrado secretario ejecutivo de la FSTMB, en el Congreso de Siglo XX, donde se consolidó la unidad de los mineros. Posteriormente ocupó la secretaría ejecutiva de la Central Obrera Boliviana.

Tres momentos históricos que vivió Víctor López Arias junto a sus compañeros, revelaron la templanza y compromiso de este líder sindical. En abril de 1983, cuando los mineros iniciaron la cogestión obrera para salvar las empresas mineras de la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL), ocupaba un cargo en el directorio de esta empresa, cuyas tareas administrativas las cumplía mientras estaba en huelga de hambre. 

En 1986, después de “la Marcha por la Vida”, que fue truncada en Calamarca por fuerzas militares y policiales, se realizó en Siglo XX el Congreso de la Federación de Mineros, el profundo impacto que causó la relocalización en las familias mineras, originaba también las discusiones a un punto de quiebre. Víctor López Arias pronunció uno de los discursos más emotivos y logró sellar la unidad de los mineros, escuchando el pedido clamoroso de los hijos de los obreros que asistieron a ese Congreso.

Muchos años antes, en 1965 tras sufrir el despido de su fuente de trabajo de la Empresa Minera Quechisla, por determinación de Barrientos,  junto a otros dirigentes impulsó un Congreso clandestino que se realizó en Siete Suyos, recuerda Oporto.

El exdirigente minero Guillermo Dalence señaló que la muerte de Víctor López es una gran pérdida para los trabajadores, “él mantuvo siempre una rectitud inquebrantable en todo momento, en su vida familiar y sindical. Estuvo siempre de lado de los trabajadores mineros y de todos los obreros en general”, dijo.

Juan Hoyos, también exdirigente minero señaló que “Víctor López fue un verdadero hijo de la clase obrera, líder de la vanguardia obrera”. Recordó que estando en huelga de hambre contra el 21060 en septiembre de 1985, Víctor López fue confinado  a Puerto Rico junto a Juan Lechín Oquendo y otros líderes sindicales, pero resistieron a esa arremetida. (LLF) julio, dejó de existir el exsindicalista minero y exejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Víctor López Arias considerado uno de los grandes líderes sindicales que luchó por la unidad de los trabajadores mineros en tiempos difíciles y cuando el neoliberalismo hizo estragos económicos al país. Permanecerá en la memoria de los trabajadores bolivianos.

Víctor López Arias  fue nombrado dirigente del Sindicato de Mineros de Siete Suyos, en el Consejo Central Sud en 1952,  y en 1959 formó parte de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB) según recuerda el historiador Luis Oporto. Luego ocupó otras secretarías en esta organización sindical, en 1986 fue nombrado secretario ejecutivo de la FSTMB, en el Congreso de Siglo XX, donde se consolidó la unidad de los mineros. Posteriormente ocupó la secretaría ejecutiva de la Central Obrera Boliviana.

Tres momentos históricos que vivió Víctor López Arias junto a sus compañeros, revelaron la templanza y compromiso de este líder sindical. En abril de 1983, cuando los mineros iniciaron la cogestión obrera para salvar las empresas mineras de la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL), ocupaba un cargo en el directorio de esta empresa, cuyas tareas administrativas las cumplía mientras estaba en huelga de hambre. 

En 1986, después de “la Marcha por la Vida”, que fue truncada en Calamarca por fuerzas militares y policiales, se realizó en Siglo XX el Congreso de la Federación de Mineros, el profundo impacto que causó la relocalización en las familias mineras, originaba también las discusiones a un punto de quiebre. Víctor López Arias pronunció uno de los discursos más emotivos y logró sellar la unidad de los mineros, escuchando el pedido clamoroso de los hijos de los obreros que asistieron a ese Congreso.

Muchos años antes, en 1965 tras sufrir el despido de su fuente de trabajo de la Empresa Minera Quechisla, por determinación de Barrientos,  junto a otros dirigentes impulsó un Congreso clandestino que se realizó en Siete Suyos, recuerda Oporto.

El exdirigente minero Guillermo Dalence señaló que la muerte de Víctor López es una gran pérdida para los trabajadores, “él mantuvo siempre una rectitud inquebrantable en todo momento, en su vida familiar y sindical. Estuvo siempre de lado de los trabajadores mineros y de todos los obreros en general”, dijo.

Juan Hoyos, también exdirigente minero señaló que “Víctor López fue un verdadero hijo de la clase obrera, líder de la vanguardia obrera”. Recordó que estando en huelga de hambre contra el 21060 en septiembre de 1985, Víctor López fue confinado  a Puerto Rico junto a Juan Lechín Oquendo y otros líderes sindicales, pero resistieron a esa arremetida. (LLF)Permanecerá en la memoria de los trabajadores bolivianos.
Víctor López Arias  fue nombrado dirigente del Sindicato de Mineros de Siete Suyos, en el Consejo Central Sud en 1952,  y en 1959 formó parte de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB) según recuerda el historiador Luis Oporto. Luego ocupó otras secretarías en esta organización sindical, en 1986 fue nombrado secretario ejecutivo de la FSTMB, en el Congreso de Siglo XX, donde se consolidó la unidad de los mineros. Posteriormente ocupó la secretaría ejecutiva de la Central Obrera Boliviana.

Tres momentos históricos que vivió Víctor López Arias junto a sus compañeros, revelaron la templanza y compromiso de este líder sindical. En abril de 1983, cuando los mineros iniciaron la cogestión obrera para salvar las empresas mineras de la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL), ocupaba un cargo en el directorio de esta empresa, cuyas tareas administrativas las cumplía mientras estaba en huelga de hambre. 

En 1986, después de “la Marcha por la Vida”, que fue truncada en Calamarca por fuerzas militares y policiales, se realizó en Siglo XX el Congreso de la Federación de Mineros, el profundo impacto que causó la relocalización en las familias mineras, originaba también las discusiones a un punto de quiebre. Víctor López Arias pronunció uno de los discursos más emotivos y logró sellar la unidad de los mineros, escuchando el pedido clamoroso de los hijos de los obreros que asistieron a ese Congreso.

Muchos años antes, en 1965 tras sufrir el despido de su fuente de trabajo de la Empresa Minera Quechisla, por determinación de Barrientos,  junto a otros dirigentes impulsó un Congreso clandestino que se realizó en Siete Suyos, recuerda Oporto.

El exdirigente minero Guillermo Dalence señaló que la muerte de Víctor López es una gran pérdida para los trabajadores, “él mantuvo siempre una rectitud inquebrantable en todo momento, en su vida familiar y sindical. Estuvo siempre de lado de los trabajadores mineros y de todos los obreros en general”, dijo.

Juan Hoyos, también exdirigente minero señaló que “Víctor López fue un verdadero hijo de la clase obrera, líder de la vanguardia obrera”. Recordó que estando en huelga de hambre contra el 21060 en septiembre de 1985, Víctor López fue confinado  a Puerto Rico junto a Juan Lechín Oquendo y otros líderes sindicales, pero resistieron a esa arremetida. (LLF) julio, dejó de existir el exsindicalista minero y exejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Víctor López Arias considerado uno de los grandes líderes sindicales que luchó por la unidad de los trabajadores mineros en tiempos difíciles y cuando el neoliberalismo hizo estragos económicos al país. Permanecerá en la memoria de los trabajadores bolivianos.

Víctor López Arias  fue nombrado dirigente del Sindicato de Mineros de Siete Suyos, en el Consejo Central Sud en 1952,  y en 1959 formó parte de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB) según recuerda el historiador Luis Oporto. Luego ocupó otras secretarías en esta organización sindical, en 1986 fue nombrado secretario ejecutivo de la FSTMB, en el Congreso de Siglo XX, donde se consolidó la unidad de los mineros. Posteriormente ocupó la secretaría ejecutiva de la Central Obrera Boliviana.

Tres momentos históricos que vivió Víctor López Arias junto a sus compañeros, revelaron la templanza y compromiso de este líder sindical. En abril de 1983, cuando los mineros iniciaron la cogestión obrera para salvar las empresas mineras de la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL), ocupaba un cargo en el directorio de esta empresa, cuyas tareas administrativas las cumplía mientras estaba en huelga de hambre. 

En 1986, después de “la Marcha por la Vida”, que fue truncada en Calamarca por fuerzas militares y policiales, se realizó en Siglo XX el Congreso de la Federación de Mineros, el profundo impacto que causó la relocalización en las familias mineras, originaba también las discusiones a un punto de quiebre. Víctor López Arias pronunció uno de los discursos más emotivos y logró sellar la unidad de los mineros, escuchando el pedido clamoroso de los hijos de los obreros que asistieron a ese Congreso.

Muchos años antes, en 1965 tras sufrir el despido de su fuente de trabajo de la Empresa Minera Quechisla, por determinación de Barrientos,  junto a otros dirigentes impulsó un Congreso clandestino que se realizó en Siete Suyos, recuerda Oporto.

El exdirigente minero Guillermo Dalence señaló que la muerte de Víctor López es una gran pérdida para los trabajadores, “él mantuvo siempre una rectitud inquebrantable en todo momento, en su vida familiar y sindical. Estuvo siempre de lado de los trabajadores mineros y de todos los obreros en general”, dijo.

Juan Hoyos, también exdirigente minero señaló que “Víctor López fue un verdadero hijo de la clase obrera, líder de la vanguardia obrera”. Recordó que estando en huelga de hambre contra el 21060 en septiembre de 1985, Víctor López fue confinado  a Puerto Rico junto a Juan Lechín Oquendo y otros líderes sindicales, pero resistieron a esa arremetida. (LLF)
 


©2017 - Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social

 

GALERÍA DE FOTOS       Ver más fotos     

LA FEDERACIÓN DE MINEROS Y LA FEDERACIÓN DE ESTUDIANTES DE SECUNDARIA VISITAN EL MTEPS
MTEPS, 17 de noviembre.- La Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia y la Federación de Estudiantes de Secundaria realizaron el primer encuentro Departamental de estudiabntes de secundaria del sector minero.