El Presidente Alterno de la Comisión de la Verdad, Edgar Ramírez Santiesteban, en la ciudad de Oruro durante la presentación del libro de Stella Calloni “Operación Cóndor,” advirtió que “a nosotros nos toca hacer un examen de lo que está ocurriendo en otros países, porque al parecer el Plan Cóndor ha vuelto a volar”.


Agregó que por esta razón el libro “Operación Cóndor” de la escritora y periodista argentina Stella Calloni, adquiere grandes dimensiones porque para ser más claros y parafraseando a Berthold Brecht cuando había acabado la Segunda Guerra Mundial dijo: “hombres no celebréis aún el triunfo, porque aquellos que los explotaban, aún están vivos”.
A la presentación del libro que se realizó anoche en el Paraninfo de la Universidad Técnica de Oruro (UTO), acudieron alrededor de 500 estudiantes, universitarios, líderes sociales, dirigentes sindicales, exdirigentes sindicales, las fuerzas vivas de Oruro, una ciudad tradicionalmente combativa.
En el acto, Edgar Ramírez recordó que en plena ejecución de este Plan Cóndor fueron asesinados los presidentes Omar Torrijos, de Panamá; Salvador Allende, de Chile, y después buscaron saldar cuentas con el expresidente Juan José Torres, a quien también asesinaron fuera del país. “Entonces estamos frente a un proyecto que por sus dimensiones, y por las víctimas, tiene características continentales, hablamos de Ecuador, de Chile y estamos hablando de Bolivia y Argentina”.
En la época en la que comenzó a aplicarse el Plan Cóndor durante las dictaduras militares hubo causas para que reaccionara el imperio de esa manera. En África sólo había tres países independientes, el resto eran colonias, pero en el período 1962, 1963 vamos a encontrar que ese mapa cambia de fisonomía.
En América Latina, estaba la Revolución Cubana, Bolivia se enfrentaba al imperialismo, defendiendo las conquistas alcanzadas con la insurrección del 52, eran conquistas que no vienen de ningún gobierno ni de Víctor Paz, esas medidas se dictaron en contra de él.
En enero de 1971, en la ciudad de Oruro murieron muchos jóvenes, se registró más de 100 heridos y más de 60 muertos y muchos quedaron inválidos para siempre.
“De lo que se trata ahora es que el legado de Stella Calloni, el legado de Fidel Castro, de Pérez Esquivel; el legado de los viejos muertos, porque somos tantos, el legado de los héroes creo que es el momento de hacerlo reverdecer, de regarlo y convertir otra vez, si hay necesidad, nuestras vidas, en vidas que están dispuestas a defender lo que hemos logrado hasta este momento”, planteó Edgar Ramírez.
Pidió que se publiquen más ejemplares del libro porque debe llegar a todos y de forma gratuita, porque se necesitará leerlo, ya que esta es hora de esas viejas batallas.
El Rector de la Universidad Técnica de Oruro (UTO), Gino Martínez, dijo que la exposición de pinturas y la presentación del libro se realizan en el marco de las actividades culturales de la casa superior de estudios. “Se trata de artistas comprometidos con la pintura que expresan el sentimiento revolucionario”, dijo.
Sobre el libro emitió dos criterios, primero que no se debe permitir que vuelvan las actitudes de barbarie y que esos gobiernos neoliberales, dictatoriales de corte fascista que acallaron al pueblo boliviano por reclamar el derecho a la vida, no vuelvan nunca más.
Mencionó que en el pasado las organizaciones sociales de Oruro protagonizaron movilizaciones y huelgas de hambre para pedir la Fábrica de Cemento, pero nunca escucharon los gobiernos. Hoy no se necesitó presión alguna, y el Gobierno comprometido con el pueblo activo el proyecto y hoy Oruro tiene su Fábrica de Cemento.
El secretario Ejecutivo de la COD de Oruro, Rubén Colque, recordó que los dirigentes y trabajadores vivieron la dictadura en carne propia y él en su época de estudiante sufrió los rigores de esos regímenes, al igual que sus compañeros. “Fueron 20 años de neoliberalismo, de entrega de los recursos naturales y de venta de las empresas a precios de gallina muerta”.

Comparte