El artista y luchador social Edgar Arandia Quiroga en el acto de presentación del libro “Memorias contra el olvido”, Relatos testimoniales del Golpe de Estado del 17 de julio de 1980, expresó que “Las dictaduras pueden hacer desaparecer una persona, pero es más difícil hacer desaparecer un libro”.

De este modo se refirió al libro que se presentó anoche en el Hall de la Vicepresidencia del Estado, acto al que asistieron viejos luchadores y luchadoras sociales, víctimas de las dictaduras militares, exsindicalistas y jóvenes estudiantes. El libro fue publicado por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social que fue elaborado por la Comisión de la Verdad, que busca esclarecer los asesinatos, desapariciones forzadas y la vulneración de los derechos humanos durante las dictaduras.
El artista Edgar Arandia expresó que el mundo se ha movido, “no se trata de quien es malo, quien es el bueno, sino que existen intereses. Un rasgo del ser humano perverso es la codicia, por eso hay gente que todavía quiere hacer desaparecer (a gente) que perturban sus proyectos de poder absoluto”.
Todo este panorama que hasta el día de hoy se repte ha generado algo incomprensible una ferocidad contra personas que pensaban distinto, “contra personas que pensábamos que el mundo podía ser mejor y sobretodo bello”, comentó Arandia a propósito de la defensa de intereses de poder que movieron las acciones de las dictaduras.
Edgar Arandia Quiroga que estuvo preso durante la dictadura de Hugo Banzer allá por 1971, cuando todavía era un estudiante de colegio, consideró que en el mundo todavía no hay una armonía y esta tensión que se vive de alguna manera tendrá un horizonte. “Tratar de aplicar la justica y armonía creo que es un deseo de los seres humanos que buscamos para nosotros, para nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos, esa es la lucha revolucionaria”.
Advirtió sin embargo, que del otro lado están quienes no van a permitir que haya justicia, y para seguir luchando hay que tener un armazón moral indestructible.
Edgar Arandia dijo que “es importante conocer un libro de este tipo, porque los jóvenes de esta generación piensan que cuando les contamos (lo sucedido) es solo invento, que estamos exagerando que no vinieron militares argentinos a maltratar y asesinar a ciudadanos bolivianos. (Piensan) que en el ejército boliviano no hubo gente que abrió las fronteras para que estos grupos genocidas empiecen a asesinar a lo más pre claro que tenía la sociedad boliviana”.
En el periodo de las dictaduras, en el país se llegó a extremos en el que no se respetaba a nadie, inclusive los sacerdotes fueron maltratados, eran sacerdotes que asumieron la Teología de la Liberación, que significaba estar junto a los pobres.
Planteó que el país debe contar con un Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, el resarcimiento a las víctimas de las dictaduras y el esclarecimiento de lo sucedido para que el país cierre las cicatrices y tiene que aparecer los restos de Marcelo Quiroga Santa Cruz. “Si queremos avanzar en procesos revolucionarios, tenemos que pensar en cerrar esas cicatrices”.
Edgar Arandia Quiroga agregó el pueblo es extraordinario porque pese a todo, “Jamás han podido pulverizar nuestro deseo de celebrar la vida y la libertad”.
Freddy Auza Dalence, Director General de Asuntos Sindicales, señaló que el libro “Memoria Contra el Olvido” no es solo para describir el sentido de las dictaduras, sino para preguntar y exigir el por qué de esa irracionalidad. Actos que respondieron a una estrategia de dominación del imperialismo y de sus aliados.
El libro presentado anoche, contiene testimonios de víctimas de la dictadura de García Meza, que de manera cruda relatan sobre la prisión, la tortura, el encarcelamiento injusto y los confinamientos que sufrieron.
Al finalizar la presentación, los asistentes recibieron un ejemplar del libro de forma gratuita.

Comparte