El Ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, a tiempo de clausurar el II Encuentro Nacional de las Escuelas Antiimperialistas de los Trabajadores que se realizó en la ciudad de Cochabamba, señaló que, en estos días se debatieron los síntomas de la crisis del sistema capitalista global y las vulnerabilidades de la clase capitalista transnacional “y una gran parte de los compañeros que discutían estos temas, coincidían en que el capitalismo en su fase imperial está en decadencia, está en declive y explicaban cada uno de los síntomas de este declive”.

Se refería al Seminario Internacional denominado “Guerra Comercial y crisis capitalista”, Impacto y alternativas para América Latina, que se realizó en la ciudad de La Paz, del 30 de septiembre al 2 de octubre, y en el que participaron especialistas de nueve países de América Latina.
El Ministro de la Presidencia recapituló lo que dijeron los especialistas. Este capitalismo está en declive porque ya no encuentra espacios o mecanismos de acumulación. “ha llegado a un tope, a su límite, otros compañeros señalaban que todavía hay ciertos márgenes para dar subsistencia para la continuidad hegemónica del capitalismo en el mundo”.
El declive del capitalismo presenta un síntoma fundamental que es la generación de escenarios de conflicto, esto particularmente en su expresión máxima “y la única válvula de escape que tiene hoy el capitalismo imperial, es la guerra, por eso estos años incendiaron el Medio Oriente, por eso era explicable la intervención militar en Irak, en Afganistán, en Libia, Yemen y Siria”, explicó el Ministro Quintana a los hombres y mujeres que participaron en el II Encuentro de Escuelas Antiimperialistas de los Trabajadores.
Ese conjunto de escenarios beligerantes es una de las expresiones máximas del declive y la única válvula de escape es la guerra y por tanto, le otorga un impulso al complejo militar industrial. “Este capitalismo por un lado, estaba asediado por la generación de escenarios de conflicto, obtención de ganancias y por la disputa geopolítica con las potencias emergentes como China, Rusia, Irán y otros países”, indicó el ministro Quintana.
Consideró que en América Latina se verifica claramente el declive de la hegemonía del imperio norteamericano, “creemos que hay evidentes signos de la quiebra del dominio tradicional de Estados Unidos. Hoy día estamos viendo enfrentamientos entre policías y ciudadanos en las calles de Guayaquil y Quito, a partir de medidas de ajuste estructúralo que el FMI le obligó adoptar al Presidente ecuatoriano”.
El ministro Quintana analizó que se trata de una grieta que se está abriendo en América Latina. El mayor aliado del imperio en la región, luego que se fue Rafael Correa, después de Colombia, fue Ecuador, pero ese aliado hoy está enfrentando una crisis social. “Tenemos la impresión que va terminar con un aliado, que el Estado ecuatoriano se va recuperar, va vivir una recomposición política”.
Otra grieta que registra la región es la del Perú, que está viviendo un síntoma de crisis económica, política e institucional parecida a la del Ecuador, hay una crisis profunda no solo política sino también ligada a la extrema pobreza de ese país. Hay crisis también en Argentina y Brasil.
Reflexionó que el 20 de octubre se va ganar las elecciones de forma contundente y para que no haya ninguna equivocación, se debe defender los votos en las mesas de sufragio porque hay temor que se generen provocaciones.
De este modo clausuró el II Encuentro de las Escuelas Antiimperialistas que contó con la participación de más de 700 asistentes que durante la gestión 2019, cursaron los diferentes ciclos de formación. Obreros, médicos, fabriles, maestros rurales, urbanos y servidores públicos de todo el país celebraron la clausura con varias actividades. En el encuentro también se entregaron los certificados a los participantes y a los expositores.
Durante la gestión 2019, el Ministerio de Trabajo desarrolló 24 escuelas en siete capitales de departamento, y contó con 2.696 participantes.

Comparte