Ministro de Trabajo, Oscar Mercado, visitó el taller del reconocido emprendedor Rómulo Sanjinés, quien hace mas de 50 años se dedica a crear miniaturas que se constituyen en los sueños de cada boliviano.

Don Rómulo empezó con una pequeña imprenta en la que reproducía los primeros certificados, pasaportes y cuanto elemento significa un deseo. Con el paso de los años, el emprendimiento creció y hoy es una de las principales productoras de las miniaturas de alasitas, comprobando que con trabajo, perseverancia y mucho sentido del humor, todo se puede lograr.

Hoy, don Rómulo disfruta de lo que sembró, amor, sueños y esperanzas. Son sus hijos, en especial Boris Sanjinés que junto a su esposa Evelín Grájeda, continúan el legado y la creatividad sigue siendo parte del aire que se respira en este pequeño gran proyecto de Rómulo Sanjinés.

Este año la novedad son las cajitas de los productos más buscados durante los conflictos del mes de octubre, el pollo, la carne, los huevos y por supuesto la tan esperada, marraqueta.

Los certificados de profesionales siguen siendo los de mayor demanda, aunque no se quedan atrás las invitaciones de matrimonio.
MINIATURAS MAQUEV, que significa “morir antes que esclavos vivir”, es la proveedora de todo lo que usted pueda imaginar y quiera tener este año, la fantasía de esta familia no tiene límites ni de tiempo, ni de espacio y menos de edad.

Cada día hay algo más que innovar, y no se puede dejar el lugar sin haber adquirido la canasta de la fortuna que además será challada por el mismo Don Rómulo que con su sonrisa conquista el mundo de los sueños y te da la suerte que todos queremos sea nuestra permanente compañera de vida.

Suerte, fe, esperanza, ánimo, lo que fuera, la alasita es el evento en el que está permitido cruzar las fronteras de la realidad y pasear el maravilloso mundo de las ilusiones.

Comparte