La activista social y conocedora de lo ocurrido durante la gestión de Hugo Banzer Suárez, Laura Encinas indicó “sabíamos que los llevaban (a los presos) de un lugar a otro, la presión física fue importante, pero la violencia psicológica fue mucho más dura, porque dejó efectos, (causó) la destrucción emocional y la tendencia fue destruir a las personas, a los militantes de izquierda”.


Esta denuncia fue hecha por Laura Encinas en la Escuela de Formación Política y Sindical que se realizó en Cochabamba con participación de trabajadores de diferentes sectores.
El Plan Cóndor de la que formó parte el régimen de Hugo Banzer, en el período de 1971-1978, tenía como propósito el escarmiento, la intimidación y la destrucción de los militantes de izquierda. “Sabemos a través de la Comisión de la Verdad, de los testimonios de las personas, cómo fueron perseguidos y no tenían respaldo familiar porque todos estaban atemorizados de ser víctimas de violencia, de encarcelamiento”, señaló Encinas.
En esa situación, muchos militantes de izquierda que cayeron presos se vieron absolutamente solos y sus familias quedaron aisladas, “se ha castigado en los distritos mineros y en las ciudades, incluso la solidaridad de las familias que habían recibido los niños y mujeres, fue castigada”, indicó Laura Encinas.
Fue un plan que efectivamente aplicó la tortura física, el encarcelamiento, pero englobó también la sanción y el asilamiento social de las personas y las familias. Fue el plan más duro e inhumano que se aplicó en Bolivia y en otros países gobernados por dictadores.
En Bolivia gobernaron las dictaduras, desde noviembre de 1964 cuando se produjo el golpe de Estado a Paz Estenssoro, y subió al poder René Barrientos Ortuño, ahí comenzó el largo período dictatorial que se prolongó hasta 1982. “Barrientos exiliaba a centenares de dirigentes mineros al Sur de Argentina, y propició masacres en las pampas de Illigo y Sora Sora en el departamento de Oruro”, relató Laura Encinas.
Efectivamente, el Plan Cóndor se comenzó a aplicar en Bolivia en el Gobierno del coronel Hugo Banzer Suárez que contó con su ministro de Gobierno, Mario Adeth Zamora, quien admitió que en el marco de dicho plan hubo muertos y desaparecidos y “se declaraba orgulloso de la dictadura de Banzer”.
Grover Vega, de la Comisión de la Verdad, sobre la base de los escritos de Víctor Montoya, señaló que el Plan Cóndor fue una organización para la práctica del terrorismo de Estado, que determinó apresamientos, asesinatos, desapariciones forzadas de decenas de miles de políticos de izquierda y “esto fue posible debido a una red de dictaduras establecidas en el Cono Sur”.
Añadió que los blancos principales en Bolivia fueron los militantes del Ejército de Liberación Nacional (ELN), los integrantes de partidos de izquierda, también aquellos que mostraban oposición a la dictadura, y en esa época se levantó información sobre nombres de personas, organizaciones y dirigentes ligados con la izquierda y pensamientos tercermundistas. Estos archivos aún existen.

Comparte