El historiador y escritor venezolano Orlando Rincones expresó hoy ante estudiantes del Colegio Nacional Pichincha en Potosí, “ Sucre fue un hombre sumamente humilde a pesar de haber logrado todos los cargos con apenas 30 años de edad y la presidencia de Bolivia (también), fue un hombre humilde”.

Así se expresó del padre de la Patria Antonio José de Sucre, quien fundó Bolivia, y en ocasión de la conferencia que dictó sobre la “Campaña de Pichincha”, ante más de 150 estudiantes de secundaria del Colegio Pichincha, en la ciudad de Potosí, acto al que también acudieron docentes del establecimiento educativo.

Rincones añadió que Antonio José de Sucre “cuando se retira de Bolivia en 1828, pide dos premios por sus servicios a Bolivia. El primero de ellos, le pide al Congreso que le retiren su inmunidad para que sean examinados todos y cada uno de sus actos al frente de la función pública y si tiene que rendir cuentas de alguno de ellos, está dispuesto. Y el segundo premio que pide por sus servicios es que los bolivianos conserven la unidad de Bolivia, que no permitan la destrucción de la obra de su creación, Bolivia”.

Rincones quien conoce muchos detalles de la vida de Sucre, porque escribió el libro “Sucre de la gloria al martirio”, describió que en esa época Sucre también le pidió al libertador Simón Bolívar dos premios por su triunfo en Ayacucho “el primero que le permitiera retornar al seno de su familia para encontrarse con su esposa, y el segundo, le pide al Libertador que le conserve para siempre su amistad”.

“Este hombre se retiró de Bolivia a lomo de mula, pidiendo dinero prestado, le pidió a su sobrino que le prestara unos pesos para retirarse de Bolivia y fue incapaz de llevarse una moneda, un doblón de plata del erario nacional. Con dinero prestado y a lomo de mula se retira del país el hombre que lo dio todo, el hombre que fundó este país hermoso que hoy tenemos los bolivianos”, dijo Orlando Rincones, quien acogió a Bolivia también como su Patria.

El premio de un millón de pesos que le dio el Congreso del Perú a Sucre, por su triunfo en ese país, lo repartió entre las viudas y huérfanos que dejó la batalla de Ayacucho tanto del bando español como del bando patriótico.

Por su parte, el Viceministro de Trabajo y Previsión Social, Héctor Hinojosa, al dirigirse a los estudiantes de dicho establecimiento educativo, destacó que muchas personas que destacaron en la lucha social, educativa y política se formaron en sus aulas, esto porque el colegio tenía una virtud: el debate. Mencionó que estuvo en esas aulas como estudiante y docente.

En el acto, la autoridad entregó un lote de libros de la Biblioteca Laboral, que tratan sobre la historia de Bolivia, escritos desde el otro lado, no desde la historia oficial porque es “esa historia que a veces se calla, como ésta del Mariscal Sucre, que es una historia contestataria que trata de narrar la verdad”. Detalló que en el lote de libros se encuentran aquellos libros que se refieren a las masacres de los mineros, de los trabajadores y de los campesinos, para que la conozcan los jóvenes.

Comparte