El Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social en representación del Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia, en el marco de la 108.a Conferencia Internacional del Trabajo en Ginebra - Suiza, defendió la política salarial que se aplica en el país a favor de los trabajadores y que fue fijada luego de diálogos y consultas entre los actores involucrados.

En la jornada, Ariel Alanoca, Jefe Departamental de Trabajo de La Paz, que representa al Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social en la Comisión de Aplicación de Normas, sobre el convenio 131, señaló que “el incremento salarial en Bolivia se ha establecido considerando la posición de ambos interlocutores sociales: trabajadores y empleadores, con quienes el Gobierno propicia constantes diálogos y consultas”.
Ariel Alanoca agregó que “las mesas de trabajo en ese sentido, han sido establecidas al más alto nivel entre el Gobierno y los representantes de la Confederación de Empresarios de Bolivia, mismas que se han desarrollado en reiteradas ocasiones y fueron reflejadas oportunamente a través de prensa nacional e internacional”.
Ante la observación de la Comisión acerca de que no se hubieran efectuado consultas con interlocutores sociales como la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Alanoca aclaró que los hechos son por demás evidentes, en Bolivia “la fijación del salario mínimo no es una medida política discrecional del Gobierno, sino resultado del diálogo responsable con los sectores que prevé el Convenio 131 de la OIT, es decir diálogo con empleadores así como también con trabajadores”.
Una prueba de ello es el 25 de marzo de 2019, fecha en la que hubo una reunión entre la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia con el Presidente Morales y Ministros de Estado en el que se discutió específicamente la fijación del salario mínimo de la presente gestión, señaló la autoridad. Luego se concretó una nueva reunión con la CEPB el 30 de abril de esta gestión, oportunidad en la que también se analizó el salario mínimo.
Ariel Alanoca también argumentó que fue precisamente en el marco del Convenio 131 y otros convenios de la OIT relativos a la protección de los trabajadores contra remuneraciones indebidamente bajas, que “en Bolivia aplicamos una política de incremento paulatino y sistemático del salario mínimo”.
La representación boliviana consideró que presentar una denuncia de esa naturaleza al parecer busca instrumentalizar el Convenio 131, “para tratar de que el Estado no fije salarios dignos para los trabajadores; en el fondo parece ser un cuestionamiento al modelo económico del Estado Boliviano que por cierto fue calificado de exitoso por Organismos Internacionales, la comunidad internacional, y las cifras de crecimiento son evidentes” aclaró.
Más adelante justificó que el objetivo central del Convenio 131 es el establecimiento de un sistema de salarios mínimos que se aplique a todos los grupos asalariados. “Por tanto, el aspecto esencial del Convenio es la fijación del salario mínimo, y el diálogo social es la herramienta para lograr ese objetivo mediante el mecanismo democráticamente definido por el Estado Boliviano”.
En relación a la observación de la Comisión, en sentido de que habrían divergencias sobre los criterios aplicados para definir el salario mínimo, Ariel Alanoca explicó que “desde el año 2006, el Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia, bajo el liderazgo del Presidente Evo Morales Ayma, ha desarrollado medidas que han permitido incrementar las remuneraciones indebidamente bajas”.
En ese sentido, el Gobierno de Bolivia ha cuadruplicado el salario mínimo que en el año 2005 era de BS440 ($us 63), uno de los más bajos de la región, y que actualmente alcanza a BS 2.122 ($US 304).
Este incremento se estableció considerando los criterios que mismo Convenio 131 plantea en su artículo 3, relativo a las necesidades de los trabajadores y sus familias, tomando en cuenta el costo de vida, las prestaciones de seguridad social y el nivel de vida de otros grupos sociales, también considerando los factores económicos, expresó el Jefe Departamental de Trabajo de La Paz, Ariel Alanoca.
En el encuentro, los Gobiernos de India, China, Egipto, Argelia, Uruguay, Argentina, Venezuela, Cuba y el Grupo de América Latina y el Caribe apoyaron a la delegación de Bolivia, por su parte también los trabajadores de Sudáfrica, Venezuela y Argentina, expresaron su apoyo.

Comparte