Los participantes del cuarto módulo de la Escuela de Formación Política y Sindical de La Paz concluyeron este sábado que es urgente trabajar en los hogares y las instituciones públicas para reducir la violencia contra la mujer en nuestro país en el marco del Proceso de Cambio.

En la Escuela, los participantes  tras profundizar el análisis sobre la situación de la mujer y la violencia, discriminación y acoso que sufre, trabajaron en varios grupos y concluyeron que es importante desarrollar acciones orientadas a generar respeto, tolerancia  al interior de centros laborales, en especial en instituciones públicas, en la familia y en centros educativos. También efectivizar la aplicación de la normativa sobre los derechos de la mujer.

La actividad arrancó a las 9:00 de la mañana y concluyó pasadas las 18:00 horas y fue organizada por la Dirección de Servicio Civil del Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social en coordinación con la Vicepresidencia del Estado, Participaron más de 80 delegados de instituciones y organizaciones sociales que analizaron el tema: “La mujer: identidad, cultura de dominación y Proceso de Cambio”.

Al inicio del módulo, los participantes teatralizaron los roles de los hombres y mujeres en el trabajo, la familia, organizaciones sociales, oficina de una autoridad y en un hospital. Los ejemplos propuestos revelaron que se naturalizó la violencia contra la mujer en esos ámbitos y que al igual que los hombres, también las mujeres aceptan esta situación.

Ximena Centellas, de la Vicepresidencia del Estado, partiendo de los ejemplos planteados, hizo una retrospectiva descarnada de la situación de la mujer y cómo en el país y en otros ámbitos geográficos, la violencia contra la mujer no se eliminó, se notifica y se denuncia porque existen normas a favor de este sector de la población, pero no bajó la violencia.

Con una segunda actividad grupal, los participantes mencionaron las características  de las mujeres y los hombres, y se produjo un profundo debate sobre las causas de la violencia que se ejerce contra la mujer incluso en el plano psicológico.

Ximena Centellas  sintetizó que el trabajo doméstico no es valorado, no es remunerado y que las mujeres trabajan más de 8 horas, están a cargo de los hijos. Consideró importante buscar nuevas formas de convivencia, nuevas actitudes de tolerancia, respeto al hombre y a la mujer.

No se trata de cerrar los ojos a lo que ocurre en el país porque el 80 % de las mujeres en el  país, sufre alguna violencia.

Comparte