Viceministro de Empleo, Servicio Civil y Cooperativas, Emilio Rodas, en el acto de homenaje a Ernesto Che Guevara y a los 51 años de la guerrilla de Ñancahuazú, aseguró que el país, los bolivianos “tenemos que seguir profundizando nuestra revolución como lo proponía el Che”.


El acto organizado por el Ministerio de la Presidencia y el Ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social, que se desarrolló el 8 de octubre en la noche, contó con la presencia del Embajador de Cuba, Benigno Pérez, y un público que llenó el Hall de la Casa Grande del Pueblo.
Rodas indicó que el neoliberalismo fue un fracaso económico en el país, “pese a su obscuro paso, ahora estamos forjando una revolución económica, hemos nacionalizado, estamos industrializando y toda esa plata que se ve no hubiera existido jamás”. “Esto es nacionalización, pero nuestro pueblo no lo está asumiendo todavía, hay que seguir profundizando nuestra revolución”.
Consideró que las condiciones políticas, sociales y económicas contra las que el Che Guevara combatía, siguen vigentes, la región ha tenido una ola de casi 20 años de emergencia de movimientos revolucionarios, de movimientos progresistas con aspiraciones de redistribución de la riqueza.
“Sin embargo, hace algunos años venimos retrocediendo, porque no se trabajó en uno de los temas que implica la revolución, la revolución no se da en los bolsillos, se da en la consciencia de nuestro pueblo. El día que el pueblo entienda que todas esas transformaciones tienen que ver con su presente y futuro, ese día las revoluciones se hacen irreversibles”, dijo Emilio Rodas.
La experiencia de los pueblos latinoamericanos es clara. Cuba pasó momentos terribles económicamente, en especial en el período 90 y 92 cuando el 85 % del comercio exterior se había perdido, y la revolución cubana fue salvada por la consciencia del pueblo. “La revolución se hizo en el corazón y en la cabeza del pueblo cubano”, precisó.
Del mismo modo, mencionó el caso de Venezuela donde las transnacionales y el imperio impiden que cuente con insumos para continuar con sus actividades productivas y económicas y hay escasez, pero lo único que sostiene a Venezuela, pese a la situación de su economía, es la consciencia del pueblo que está consciente que ese es el camino que hay que seguir.
En Brasil Dilma Ruseff fue atacada por los medios de comunicación, por el Parlamento y el Sistema Judicial y cayó el Gobierno del Partido de los Trabajadores, esto ocurrió porque no contó con un pueblo politizado. En Ecuador se vivió una traición flagrante, Lenin Moreno se pasó de la revolución al imperialismo y el pueblo ecuatoriano no reaccionó.
Al finalizar el homenaje se distribuyó de forma gratuita el libro “De Ñacahuazú a la Higuera”, de Froilán González y Adys Cupull, que relata sobre la base de testimonios de gente que estuvo en contacto con el Che, su paso por la zona donde se desarrolló la guerrilla en 1967.

Comparte