Antigua Guatemala, 18 de Oct.- El ministro de Trabajo Héctor Hinojosa R. llamó la atención de sus colegas que concurren a la X Conferencia Iberoamericana de Ministros de Trabajo y Seguridad Social de 21 países, con la exposición de cómo el modelo económico social comunitario y productivo dio “fin a una etapa de neoliberalismo salvaje” en Bolivia.

“Debemos señalar –dijo- que los resultados de este modelo tienen que ver con la transformación estructural que le permite generar crecimiento económico durante cinco años consecutivos, ocupando el primer lugar en Sudamérica”.

Los ministros de Trabajo iberoamericanos analizarán hasta el viernes, el tema “Empleo decente, inclusivo y sostenible” y puntos específicos como “el futuro del trabajo, empleo de los jóvenes, la mujer y la atención a grupos vulnerables” que se reflejará en una “declaración política”; todo ello formará parte de la XXVI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, previsto para noviembre.

El ministro Hinojosa afirmó que la política económica del Estado Plurinacional, aplicada con plena soberanía, le permitió obtener resultados vinculados a empleos dignos, inclusivos y sostenibles, producto de la nacionalización de los recursos naturales, el fortalecimiento de la estructura estatal, inversión en la industrialización, como es el caso del litio (economía del futuro), creación de nuevas empresas productivas y de servicio, la diversificación productiva, desarrollo de la manufactura, ampliación de los establecimientos financieros, impulsó al desarrollo agropecuario (componente importante en el PIB), creación de infraestructura económica y ampliación del comercio.

Manifestó que “estos elementos caracterizan a la economía boliviana” y que se reflejan en resultados evidentes: “el crecimiento del PIB nominal de 2005 llegó a 9.564 millones de dólares, pero hoy alcanza a 38.000 millones de dólares –más de cuatro veces-. El PIB per cápita en el 2005 fue de 1.037 dólares y para el 2017 se incrementó a 3.393 dólares”.

“Abandonamos el neoliberalismo que nos decía: `exportar o morir`. Decidimos que nuestra economía debía crecer en base a la demanda interna y es la que nos permite estabilidad económica”, resaltó.

Para cerrar su intervención, el ministro de Trabajo dejó en claro que el empleo en Bolivia tiene como referencia el crecimiento de nuevas unidades empresariales. “En el 2005, teníamos 64.632 empresas y diciembre del 2017 cerramos con un registro de 295.828 empresas”.

Cifras del crecimiento económico y social

Las cifras señaladas por la autoridad boliviana demostraron con contundencia los avances económicos, sociales y laborales logrados por la Revolución Democrática y Cultural dirigida por el presidente Evo Morales:

-El Estado protege y garantiza los derechos tanto de los trabajadores como de los empresarios privados y cooperativas.

-El presidente alentó la creación del Consejo Nacional por el Cambio (CONALCAM), integrada por una diversidad de organizaciones sociales y sindicales como práctica de una democracia directa, esta organización sugirió la aplicación del Sistema Único de Salud. Al mismo tiempo mantiene diálogo permanente con el sector empresarial.

-Crecimiento del salario mínimo nacional en 300 veces en comparación a la de 2015.

-Crecimiento del excedente obtenido por las empresas, que en el 2005 era menor a los 1.000 millones de dólares y ahora superar los 4.000 mil millones de dólares.

-Reducción de la pobreza extrema de 38,2% a 16%, la pobreza general del 62% a 35%. La estructura económica social piramidal reflejaba una clase media de 3.3 millones de personas, ahora tiene la forma de rombo integrada por 6.5 millones de personas que mejoraron sus ingresos.

-Seguridad social. En el pasado, la cantidad de asalariados llegaba a 500 mil personas, hoy con la creación de nuevas empresas privadas y estatales alcanza a 1.8 millones de personas e incorporadas al seguro social y que incluyendo a sectores sociales no asalariados la cifra supera los cuatro millones; restando incorporar a cinco millones. Con el Sistema Único de Salud se espera cubrir al 100% de la población en un plazo de cinco años.

-El índice de desempleo alcanza al 4.48%, cifra que para el presidente Evo Morales es “demasiado alta” por lo que alienta la ejecución del Plan Nacional de Empleo, en sus cuatro componentes: construcción de infraestructura en las ciudades, recuperación de tierras cultivables, créditos blandos para emprendimientos juveniles e inserción laboral para jóvenes profesionales, programa en el que participa la iniciativa privada y el Estado con el 30% del pago de salarios y subsidios durante nueve meses.

Comparte