El analista argentino Alejandro Dauzá sobre la base de un amplío estudio histórico, aseguró que Estados Unidos en el período de 1960 al 2000 desarrolló tres teorías para dominar al mundo y aplicar su política intervencionista.

Dauzá se refirió a las “Intervenciones de Estados Unidos en el Mundo”, en el tercer día de trabajo de la Escuela de Formación Político Sindical de Santa Cruz en la que participaron 114 dirigentes sindicales de diferentes sectores.
Recordó que Henry Kissinger fue un consultor de Seguridad Nacional de Estados Unidos en varios períodos presidenciales y planteó imponer la doctrina de seguridad nacional sobre los países de América Latina y desde los años 60 se producen varios golpes de Estado en esta región. En 1964 se dio uno de los primeros golpes, en Brasil, luego lo mismo ocurrió en Bolivia en esa época, justamente como resultado de la aplicación de la doctrina de Seguridad Nacional.
En esa lógica, ellos plantearon que es importante el control interno, que el enemigo no está fuera sino dentro de nuestros países y hay que terminar, “se consideraba subversivo a quien hablaba de justicia social, de derechos laborales, de derechos humanos, todos estaban en esta categoría de subversivos”, precisó Alejandro Dauzá.
Añadió que otro teórico de apellido Sesinski, planteó la teoría del Caos Constructivo que en esencia parece contradictorio, pero Estados Unidos fomentó esto para controlar algunos países como Libia, Irak y otros sitios del mundo, y de este modo provocar el caos en determinado territorio y aprovechar la situación para echar mano de petróleo y otros recursos.
Y luego la tercera teoría fuerte va por la división del mundo en dos grupos, el grupo de los países centrales ( el G-8) que luego son 7 países centrales y el resto no interesan porque son parte de la grieta.
En realidad, la filosofía del imperialismo norteamericano que está vigente y que está operando detrás de estas intervenciones y amenazas, comenzaron a gestarse hacia 1630, cuando consideró que por designo providencial Estados Unidos está llamado a ser líder mundial porque tiene características especiales.
Pero es en 1991 que esta filosofía y sus diferentes teorías de intervención se ahondan tras la caída de la antigua Unión de Repúblicas Socialistas (URSS), y consideran que queda un solo polo de referencia política, económica, social y cultural en el mundo. “Entonces hay una pretensión de decir estamos solos, somos los únicos, el único punto de referencia, la mayor potencia militar y aparece un proyecto que se refuerza de imperialismo”, explicó Alejandro Dauzá.
Con esta exposición y el análisis de parte de los asistentes, este sábado en horas de la noche finalizó las actividades de la Escuela de Formación Político Sindical de Santa Cruz, que se desarrolló en la sede de los Trabajadores Petroleros. Hubo trabajo grupal, integración de sectores laborales, compañerismo y sobretodo análisis de los temas tratados.

Comparte