Elías Nina Peñaloza, estudiante de ingeniería agrícola que participa en el Curso de Soldadura que se desarrolla en Montero, en el Departamento de Santa Cruz, comentó sobre su experiencia: “soy estudiante de ingeniería agrícola y me sirve mucho el curso de soldadura, aplicó las recomendaciones técnicas que nos dieron, ya sabemos cómo soldar y la importancia de seguir las recomendaciones de seguridad”.

Junto a Elías Nina, desde el pasado 20 de abril, y hace tres sábados 140 jóvenes y personas buscadoras de empleo participan en el Curso de Soldadura que se realizó en el Coliseo del Barrio Guadalupe 2, de la ciudad de Montero y finalizará el sábado 11 de mayo con la evaluación técnica y la clausura.
Elias Nina explicó que las explicaciones técnicas sobre el proceso de soldadura, el uso de materiales, y tipos de soldaduras que se realizan, permitió que varios que conocían este oficio de forma empírica, hoy conocen la parte técnica con cierta solvencia.

“Como estudiante de ingeniería agrícola, llevé la práctica de diseño de instrumentos agrícolas, y siendo una materia teórica fue difícil aplicar, pero con el curso se facilitó la práctica y muchos jóvenes estamos realmente contentos con los resultados alcanzados”, señaló Elías Nina.
Consideró que decenas de los jóvenes participantes tienen ya los conocimientos y tienen que seguir practicando, y con estos conocimientos piensan trabajar y de hecho se les abrirán las puertas en varios lugares.
El Jefe Regional de Trabajo de Montero, Cristhyan Rodríguez, señaló que el curso fue organizado por esta repartición estatal, y en coordinación con las empresas Soldatécnica SRL y Faradium SRL, cuyos profesionales y técnicos experimentados contribuyeron con sus conocimientos y fueron los encargados de dictar el Curso de Soldadura. Pasaron clases de 9 a 15:00 horas tres sábados consecutivos, y el sábado 11 será la evaluación y clausura.
La primera clase fue teórica y se les dio recomendaciones de seguridad ocupacional, y sobre el uso de los Equipos de Protección Personal (EPPs) y ya van dos clases prácticas, que fueron intensas y de mucho esfuerzo porque se les enseñó la soldadura de parrillas, protectores, basureros, maseteros y otros implementos necesarios. Para la última prueba, los participantes presentarán su trabajo final.
Se trata de hombres y mujeres en su mayoría jóvenes que incursionan en el campo de la soldadura, muchos no tenían ningún conocimiento, otros alguna experiencia porque habían trabajado como ayudantes de talleres, pero con el curso realmente crecieron y se sienten seguros de trabajar en este campo, explicó Cristhyan Rodríguez.
Vienen de Montero, Mineros, Saavedra, Portachuelo, universitarios, jóvenes y albañiles que se dieron tiempo para capacitarse y no faltar a las clases, ahora piensan montar un taller o asociarse entre ellos para trabajar juntos. En el Norte Integrado hay un movimiento inusual y realizan construcción de tinglados, la construcción de edificios dónde requieren soldadores, hay posibilidades de trabajo para los jóvenes y personas que se están preparando.
El curso no tiene costo para los participantes y se les proporcionó el material necesario para las prácticas, ellos consiguieron la ropa de trabajo, las dos empresas colaboraron en la parte técnica con la participación de sus técnicos y el Ministerio de Trabajo se encargó de la logística y de la coordinación general así como del refrigerio. Esta actividad fueron coordinadas también con la Central Obrera Regional de Montero y organizaciones sociales.

Comparte