La directora de la Escuela Antiimperialista de las Fuerzas Armadas, Helena Argirakis, aseguró que “el teléfono (celular) puede convertirse en un instrumento de guerra a partir del manejo de la información, de los datos que puede generar inclusive programación lingüística, esto es precisamente lo que alertan los chinos”.

Helena Argirakis participó en el Panel “Nueva ofensiva imperialista, el caso Huawei”, que se realizó en la ciudad de Santa Cruz la noche del 30 de mayo, en el auditorio de la Central Obrera Departamental (COD), encuentro al que asistieron dirigentes sindicales y jóvenes principalmente.

La académica y analista política también explicó que los chinos recomiendan hacer resistencia a esos intentos, y lo que sucede en el caso Huawei es un escenario de guerra de alta tecnología de la información entre Google y los buscadores de productos chinos.
Para Estados Unidos el mundo se encuentra en un momento de disputa multipolar. “Muchos están planteando que estamos ante una nueva militarización del mundo, es decir que muchos hablan de un Plan Cóndor 2.0 y en ese sentido podemos ver por ejemplo, hace algunos años atrás cuando el Exsecretario de Estado Stevenson hizo una gira por Sudamérica acompañado del Jefe del Comando Sur, Almirante Kurtis”, señaló Argirakis.
Advirtió que este accionar no es un elemento menor y sin importancia porque cuando la política se une con las Fuerzas Armadas, o cuando la diplomacia y los gabinetes políticos se acompañan con los militares, esto anuncia una nueva etapa en la relación internacional.
En aquella ocasión, cuando efectuaron esa gira que comenzó por Panamá y terminó en Argentina, lograron reunirse con Macri, fue precisamente “la preparación de los intentos de golpe que se iba a dar en Venezuela pocos meses después”, denunció Helena Argirakis.
Lo interesante de esta situación es ver que ya no hay el bipolarismo, en esta situación está otra potencia, la Federación Rusa, está China, hay una situación distinta, “los rusos indican que estamos camino al multipolarismo y para que esto se ensamble van a pasar 25 años de disputa militar, porque Estados Unidos no va soltar fácilmente la hegemonía mundial”, precisó.
La situación que se vive a nivel internacional está marcada por los chinos que emergen como potencia en una coyuntura de nueva guerra fría. “Esta guerra no va a ser bipolar porque la Federación Rusa quiere controlar los territorios que históricamente tenía y a su vez China tiene su gran proyecto, no sólo económico sino alternativo que perfora la hegemonía de occidente”, dijo Helena Argirakis.
Por su parte, el analista político Hugo Moldiz explicó que el mundo está entrando a una guerra total y permanente a tal punto que “hemos calificado como golpe suave la experiencias de los últimos años que han ocurrido en América Latina”.
Moldiz relató que un escritor norteamericano hizo referencia a que la supremacía norteamericana está basada sobre cuatro pilares: la supremacía económica, tecnológica, militar y cultural. En este Siglo XXI esta afirmación necesita ser matizada, la supremacía militar con la económica.
Estados Unidos no tiene la productividad que tenía en el pasado, se ha convertido en uno de los países más endeudados y registra un déficit comercial muy grande, pero también es el país que tiene el gasto militar más alto con relación a otros países del capitalismo.
Hugo Moldiz destacó que el centro de la economía se ha trasladado al Asia, y en relación al aspecto tecnológico, se puede asegurar que Estados Unidos no tiene la supremacía tecnológica. En otros países están desarrollando tecnología de alta calidad y los rusos tienen una tecnología superior en material militar.

Comparte